Popularidad de las apps: ¿merecida?

Gurú Movistar
295 Visitas

Hay apps con nombre propio. Whatsapp no es una app de mensajería, es Whatsapp. Ya no se sacan fotos, se instagramea. ¿Bloc de notas? Evernote. Así, algunas apps brillan con luz propia, pero... ¿Es eso sinónimo de calidad?

 

 apps-image.jpg

 

Si navegamos por los distintos mercados de apps, veremos que hay múltiples apps para un mismo cometido, cada una con diferentes características. Sin embargo, como hemos dicho antes, hay algunas tan populares que eclipsan al resto. Pero esto no significa que sean las mejores. Hay muchas apps menos conocidas por los usuarios que implementan características que hacen que la experiencia sea aún más completa. ¿Por qué no tienen tanto éxito?

 

PUBLICIDAD

 

Algunos desarrolladores pueden permitirse invertir en darse a conocer. Así, anuncios en internet, en otras apps o en los propios mercados de apps hacen que destaquen por encima de las demás.

 

Así, el diseñar una imagen atractiva puede hacer que los usuarios se decanten por tu app y, además, que ésta se desmarque con un diseño familiar y reconocible. La estética también es importante. Una app puede ser buenísima pero si el diseño es más bien deficiente y poco atractivo... La primera impresión cuenta mucho.

 

IPHONE

 

La exclusividad nos pierde. Apple es una marca que se basa en la exclusividad, en ser la élite y ser para la élite. De todos es conocida ya la envidia de los usuarios de Android al salir una app exclusiva para iPhone.

 

Además de parecer injusto para los que no tienen una manzana mordida en la parte de atrás de su teléfono, la rivalidad existente entre usuarios consigue que esa app esté en boca de todos.

 

Además, lo que lleve el sello iPhone es el caballo ganador. Parece que si una app ha pasado por Apple ya es lo mejor del mercado.

 

Así, aunque haya una app de Android que haga exactamente lo mismo que la de iPhone (o tenga más opciones, o funcione mejor...) la que realmente queremos es esa que Apple ha adoptado como suya. Cosas de las marcas.

 

android-vs-apple1.jpg

 

SER EL PRIMERO

 

La innovación sorprende. El que un desarrollador encuentre un hueco para hacer algo que nunca se había hecho (aunque siempre nos parecerá que ya no se puede hacer más) puede llevarle al éxito. El encontrar una app nueva que hace algo que ninguna otra consigue llama la atención del usuario y, si es buena, su popularidad crecerá como la pólvora.

 

Sin embargo, pasada la novedad inicial, los competidores se ponen las pilas y sacarán otra app parecida pero con errores resueltos, más opciones, algún extra. Sin embargo, el público permanecerá fiel a la primera. ¿Por qué? Pues porque fue la primera, porque se han acostumbrado a su uso, porque es la popular.

 

POPULARIDAD

 

Y, si juntamos todas estas características, tendremos que hay apps cuyo distintivo es la popularidad. Todo el mundo sabe que existen, para qué sirven, las tienen y, sobretodo, las usan.

 

¿De qué sirve bajarme un servicio de mensajería alternativo si todo el mundo usa Whatsapp? ¡Nadie hablará conmigo!

 

ENTONCES...

 

Una app viene definida por el uso que le damos. Y está claro que la costumbre, que todo el mundo la use o que simplemente no estemos metidos en este mundillo y, en lugar de investigar prestaciones, nos dirijamos a aquella más conocida y de la que todos hablan, hace que las apps populares se lleven la mayor parte del mercado mientras que apps menos conocidas quedan en segundo plano.

 

No, una app popular no tiene por qué ser la mejor en su campo. Pero lo que es seguro es que es popular y la usa todo el mundo y... Acabaremos usándola o, en su defecto, compaginándola con otras apps. Porque, seamos sinceros, al final lo que usa todo el mundo es lo que en última instancia se hace más útil.