La mantequilla no engaña

Gurú Movistar
725 Visitas

Hace unos años era el algodón, hoy la mantequilla se convierte en el baremo perfecto para comparar procesadores... y sus temperaturas.

 

                               32165b_snap-mantequilla-460.jpg

 

'Está tan caliente que se puede freír un huevo'. Más de una vez hemos dicho esta frase cuando sometíamos a nuestro smartphone a mucha presión, con la que se calentaba al máximo.

 

Los procesadores son la clave. El que un procesador sea capaz de aguantar una actividad dura y constante sin calentarse en exceso nos asegura un uso eficiente y fluido. De entre ellos, mucho se ha hablado del Qualcomm SnapDragon S4. Dentro de la última generación de procesadores, despunta entre sus competidores y promete una calidad y funcionalidad óptimas.

 

¿Será verdad o se quedará en la promesa? Uno de los ingenieros de Qualcomm ha querido ilustrar sus palabras con imágenes y no se le ha ocurrido nada mejor que usar mantequilla. Sí, sí, como lo oyes. Si la mantequilla se derrite con el calor y si el SnapDragon no se recalienta, entonces la mantequilla aguantará más.

 

Así, podemos ver que, ante dos competidores diferentes, con el que más tiempo nos llevaría cocinar algo sería precisamente con el SnapDragon, ya que no se calienta apenas para conseguir que la mantequilla se derrita rápidamente. Vedlo vosotros mismos:

 

 

 

De hecho, cuando el 'Competidor B' está casi en llamas (metafóricamente, claro), el SnapDragon ni siquiera a empezado a calentarse. Así, nos demuestran que este procesador es el más 'cool' de todos, frío y según ellos guay. 😉