¿Conoces el Brainwriting y el Brainwalking? Cuando la tecnología se une al brainstorming

Editor_Movistar
2.741 Visitas

Actualizado a día 24 de septiembre de 2020

 

El brainstorming clásico, como lo concibieron Osborn y Clark, ha cambiado mucho y a día de hoy ofrece muchas variantes para que esa lluvia de ideas espontánea pueda realizarse con independencia de la distancia de sus trabajadores, dando paso a nuevos tipos de brainstorming, motivados por los cambios en el entorno de trabajo actual y la aparición de plataformas colaborativas online y softwares que permiten el intercambio y el desarrollo de ideas. 

 

La facilidad con que se usan estas herramientas hace que sea atractivo lanzar ideas al aire en los chats y reaccionar espontáneamente con un feedback, especialmente porque en estas plataformas se usa con frecuencia un tono relajado, ofreciendo la oportunidad para chatear, compartir contenidos, colaborar en proyectos y favorecer el intercambio productivo. 

 

 

Brainwritingdentroblog.jpg.png

 

 

De este modo partimos del brainstorming clásico caracterizado por:

 

Fortalezas: espontaneidad creativa, eficiencia, elementos lúdicos, buen método de trabajo en equipo.

 

Debilidades: la preparación del moderador está limitada en el tiempo y el espacio, alta tasa de fracaso, no es anónima, los líderes de opinión tienen demasiada influencia.

 

Recomendado para: grupos pequeños y medianos sin jerarquías o estructuras complejas.

 

 

A continuación, tratamos otras opciones:

 

Brainstorming electrónico

 

El brainstorming electrónico evita la cultura de la discusión o interacción cara a cara, por lo que elimina una ventaja esencial del brainstorming clásico en favor de la comodidad, pero que por otro lado, facilita su realización en el caso de que los componentes del grupo de trabajo no pueden reunirse.

 

Son muchas las opciones que se disponen para esta recolección digitalizada de ideas, como un foro, una plataforma de equipo, un documento común, la videoconferencia... Aquí destacamos un software de colaboración como Slack o alguna otra plataforma similar. Estos programas permiten reunir a los empleados en grupos y pedirles que dejen sus ideas en forma de posts, siempre estableciendo plazos cortos para favorecer la espontaneidad de los empleados. 

También es común usar programas de videoconferencia como Skype para llevar a cabo una sesión de brainstorming de la manera más realista posible. Debido a que este método tiene lugar en tiempo real, hay cabida para la creatividad espontánea. Sin embargo, no puede emular al cien por cien las interacciones cara a cara, lo que puede suponer una barrera mental para los participantes. 

 

Fortalezas: no está supeditado a una hora y un lugar, puede ser anónimo, óptimo para empleados introvertidos, mejor registro de ideas.

 

Debilidades: menos espontaneidad, flujo de ideas irregular, obstáculos técnicos, con posibles interrupciones de conexión, mala calidad de transmisión que un moderador debe tener en cuenta.

 

Recomendado para: grupos grandes, grupos con participantes introvertidos o grupos internacionales.

 

 

ABC Brainstorming

 

El ABC Brainstorming intenta buscar una idea para cada letra del abecedario, como una regla que intenta hacer de la lluvia de ideas un esquema ordenado, pudiéndose trabajar estrictamente según un orden alfabético o dejar que las letras se escojan libremente a medida que avanza la sesión. Esta variante es un método popular cuando el grupo se encuentra en un punto muerto y es especialmente adecuado cuando se trata de encontrar un nombre o un eslogan publicitario. 

 

Como inconveniente, hay muchas más palabras e ideas que comienzan con la algunas letras frente a otras, como por ejemplo la "a" frente a la "z", pero sólo se busca una idea con cada letra. Además, se ejerce una influencia limitante en la que se establecen filtros  y cuantas más reglas impongas en la sesión, menos ideas verdaderamente originales obtendrás.

 

Fortalezas: puede ser una técnica dentro del brainstorming para motivar al grupo en un punto muerto de ideas o para la búsqueda de sloganes o titulares.

 

Debilidades: los participantes se estancan demasiado en las letras, limitando así su creatividad.

 

Recomendado para: no lo recomendamos como método de brainstorming, pues ejerce una influencia significativa en la forma de pensar de los empleados.

 

 

 

Brainwriting

 

El brainwriting se basa en la escritura y recopilación individual de ideas en detrimento de la espontaneidad y la dinámica de equipo presente en el brainstorming clásico. El moderador recoge las notas (después de un plazo determinado), las cuáles suelen ser anónimas y sin referencia personal, que con posterioridad  se discuten y trabajan en el grupo. 

 

La escritura de ideas es un método eficaz si algunos participantes del grupo son menos aptos para la lluvia de ideas clásica por diversas razones (por ejemplo, idioma, carácter) o si las circunstancias imposibilitan la realización de una reunión in situ (distancia de los participantes, falta de sala de conferencias adecuada, etc.), siendo la desvinculación del participante uno de los puntos fuertes del brainwriting.

 

El brainwriting facilita la igualdad de oportunidades a todos los participantes, incluyendo los particularmente inseguros, lo que favorece que también se revelen ideas que ni si quiera se expresan en el contexto clásico del brainstorming, así como su documentación completa, sin necesidad de anotación, como en la modalidad clásica.  

 

Fortalezas: no está supeditado a una hora y un lugar, la participación puede ser anónima, óptimo para empleados introvertidos, igualdad de oportunidades para todos los participantes, mejor registro de ideas, adecuado para proyectos más largos.

 

Debilidades: menos espontaneidad, flujo de ideas más irregular, las ideas no tienen relación entre sí, múltiples respuestas posibles.

 

Recomendado para: grupos medianos y grandes, grupos con participantes introvertidos, grupos internacionales.

  

 

 

Brainwalking

 

El brainwalking es una variante del brainstorming en alza, que rompe conscientemente con un marco estrictamente establecido, como una reunión o un chat y se centra más en los participantes capturando ideas espontáneas en su trabajo diario. De este modo, la creatividad de los participantes se incentiva por medio de la colocación de notas y carteles en toda la oficina, en la que, los mismos pueden anotar sus propias ideas obteniéndose una completa colección de ideas.

 

Sin embargo, existe cierta confusión con respecto a otro concepto, como los paseos con compañeros de trabajo en los que se llevan a cabo tareas de pensamiento integrado y ejercicios de movimiento también llamados brainwalking y cuyo objetivo, es entrenar el cerebro para activar la creatividad para mejorar la memoria y la percepción, que estrictamente son más una técnica de aptitud mental que un método de lluvia de ideas, pero su integración a las sesiones de brainstorming tiene efectos beneficiosos en el pensamiento creativo.

 

Fortalezas: no está supeditado a una hora y un lugar, participación puede ser anónima, óptimo para empleados introvertidos, mejor registro de ideas, también adecuado para proyectos de larga duración, las ideas pueden relacionarse entre sí, da como resultado una presentación colorida del trabajo, fácil de integrar en el esquema diario de trabajo, elementos visuales (diagramas, dibujos, etc.).

 

Debilidades: localización determinada, menos espontaneidad, flujo de ideas más irregular, larga duración del proyecto, esfuerzo de planificación comparativamente alto, altos costes materiales.

 

Recomendado para: grupos medianos y grandes, grupos con participantes introvertidos, grupos internacionales.Marcas creativas. Proyectos visuales (por ejemplo, diseño, logotipo, etc.).

 

 

Libro de ideas

 

Este método combina las ventajas del brainstorming y del brainwriting, pues consiste en usar un cuaderno en blanco que se va pasando de persona en persona en el lugar de trabajo, en el que los empleados registran las ideas por escrito, a la vez que también pueden comentar las ya existentes, ya sea de forma anónima o utilizando su nombre. 

 

El resultado es una especie de porfolio de ideas que se puede presentar al grupo para su discusión y selección. Dependiendo del tamaño del grupo, el proceso será más largo y complejo que en el brainstorming clásico; sin embargo, el libro de ideas es más fácil de integrar en el trabajo diario, siempre anteponiendo su uso a unas reglas. 

 

Por lo general, tiene sentido dar a cada persona un límite de tiempo (por ejemplo, un día) para pasar el libro al siguiente participante, así como especificar cuánto puede escribir cada persona en el libro (una página por participante es lo más apropiado). Esto no solo ayuda a mantener una buena visión general, sino que evita que los empleados especialmente creativos releguen a los demás miembros del equipo a un segundo plano, pues otros empleados pueden sentirse desmotivados si sus predecesores ya han presentado una gran cantidad de ideas.

 

Fortalezas: no está supeditado a una hora y un lugar, participación puede ser anónima, óptimo para empleados introvertidos, mejor registro de ideas, también adecuado para proyectos de mayor duración, las ideas pueden relacionarse entre sí, da como resultado una presentación colorida del trabajo, fácil de integrar en el esquema diario de trabajo, elementos visuales (diagramas, dibujos, etc.).

 

Debilidades: localización determinada, menos espontaneidad, flujo de ideas más irregular, larga duración del proyecto.

 

Recomendado para: grupos medianos y grandes, internacionales y distantes.

 

Hasta pronto!
Cristina.
2 Comentarios
Aportador Cinturón Azul

Muy buen post. Soy totalmente partidaria de este tipo de feedback.

Editor_Movistar

Muchas gracias por tus palabras. 

Si quieres que hablemos de algún tema en particular, háznoslo saber.

Siempre estamos abiertos a recibir sugerencias y comentarios. 

¡Que tengas un GRAN día!

Cristina.