¿Qué impacto tendrá la impresión 3D en los modelos de negocio del futuro?

Guille-blogger
Editor_Movistar
1.328 Visitas

Impresión 3D (1)-Comunidad Empresas.jpg

 

 

Han pasado casi 4 décadas desde que los primeros prototipos de impresora 3D se pusieran a prueba para demostrar el potencial de esta tecnología. Por aquel entonces, su utilidad era muy cuestionable al ser únicamente capaz de modelos pequeñas formas geométricas y objetos.

 

Hoy día, la realidad es otra. El desarrollo continuo que ha tenido a lo largo de los últimos años ha empezado a dar fruto, con incontables aplicaciones en sectores como el de la alimentación, automovilismo, moda o construcción. Para un autónomo, aprovechar esta tecnología y aplicarla en su propio negocio no es costoso. No se trata sólo de una buena herramienta para producir a pequeña escala, sino que además permite experimentar durante el desarrollo del producto, creando prototipos.

 

Si se quiere implementar en una cadena de producción más grande, lo cierto es que el precio se encarece, además de que las medidas del producto deben adecuarse a las capacidades de la máquina. Al menos, de momento.

 

Interese o no esta tecnología emergente, ya está siendo usada tanto por pequeños como grandes negocios, y lo cierto es que las posibilidades que ofrecerá para el sector empresa irán en aumento. Te explicamos qué implica usarla en el los sistemas de producción de una empresa, y el impacto que ejercerá en el sector.

 

 

1. Innovación y prototipado

 

Ya lo decíamos, la impresora 3D es una opción a tener en cuenta durante la fase de desarrollo de un producto. Diseñar un prototipado es un proceso largo, que muchas veces requiere del contacto de terceros para construir un modelo apto para testeo.

 

Esta tecnología, sin embargo, permite crearlos rápidamente y a un bajo coste. No es necesario controlar tiempos o asegurarse de que el prototipo no presenta ningún problema antes de montarlo. La velocidad con la que una máquina de este calibre los elabora permitirá realizar múltiples testeos con los que avanzar en el desarrollo del producto final y posicionarse por encima de cualquier competidor.

 

 

2. Costes más bajos

 

El abaratamiento de los costes es otro indicador evidente dentro del proceso. Y es que con su uso se ahorran gastos en materiales destinados a la producción, pudiendo ser reutilizables. La impresión de una máquina 3D es lo suficientemente eficiente como para indicar y usar sólo la cantidad exacta de material a necesitar durante la fase de modelado, lo que permite ahorrar gastos en recursos y en exceso de mercancía acumulada tras la producción, a riesgo de acabar en stock. 

 

Sin embargo, todavía se desconoce hasta qué punto puede esta tecnología sustituir a la cadena de producción tradicional. Pese a que, a largo plazo, puedan obtenerse cifras positivas en cuanto a reducción de gasto, el coste de las propias máquinas y su mantenimiento es indicador de que, como tal, su uso aún no es adecuado para la producción masiva.

 

 

3. Visión local

 

El gasto en materiales y en transporte son dos impedimentos para las empresas, sobre todo para las que cuentan con menos presupuesto. En unos años, la difusión a gran escala de la impresión 3D podría resolver este problema, al poder manufacturar de manera local tus propios productos en lugar de contactar con terceros. Los recursos ya no tendrían que ser transportados desde el almacén hasta la fábrica. Ello supondría un ahorro tanto en tiempo como en coste, al poder construir tus propios recursos y productos en cualquier momento y sin las complicaciones que supone el traslado de cargamento.

 

Impresión 3D (2)-Comunidad Empresas.jpg

 

 

4. Nuevas oportunidades de negocio

 

La impresión 3D también ofrece nuevas vías para distribuir tus productos a los clientes de tu empresa. En un futuro próximo, las empresas que usen esta tecnología podrían valerse de ella para que los consumidores reciban sus productos en sus casas. Ante la popularidad de esta tecnología emergente, muchas grandes compañías experimentan con ella para comprobar si imprimir sus productos tras comprarlos es viable. Si bien hablamos de un escenario que no ocurre a día de hoy, lo cierto es que las grandes compañías ya han dado el primer paso.

 

 

Los días en los que la tecnología de impresión 3D esté totalmente integrada en la industria aún quedan lejos. Pero, si estás interesado en transformar tu negocio y diferenciarte de la competencia, Telefónica Empresas ofrece el servicio Digital 1st, una iniciativa con la que tu empresa ganará en capacidades de atención. Convierte el proceso de compra de tus productos en toda una experiencia para tus clientes.