Economía Circular: Digitalización de la Gestión de Residuos

Editor_Movistar
982 Visitas
Desde hace unos años se viene hablando de economía circular, cuyas premisas son reducir, reutilizar, reparar y reciclar en un círculo continuo.

 

La gestión de residuos es uno de los principales problemas a los que se enfrentan los Ayuntamientos. Según el informe de ANAVAM, Asociación Nacional de Auditores y Verificadores Ambientales, de 2016, cada habitante de la UE genera, en promedio, 1.8 toneladas de residuos al año.

 

Esta cuestión se irá agravando a medida que la población mundial se concentre aún más en las grandes ciudades  (se estima que la concentración será del 70% en 2050) y en la medida en que la basura siga yendo en aumento. Los residuos más preocupantes son los electrónicos.

 

residuos.png

 

GReTel: Gestión de Residuos de Telefónica

 

En el ámbito corporativo, Telefónica es pionera en la Digitalización de sus Residuos en Europa y Latinoamérica, con más de 23.000 toneladas en 2016, mediante su herramienta GReTel (Gestión de Residuos de Telefónica), desarrollada por la start-up gallega Teimas Desenvolvemento, primera empresa española en especializarse en el desarrollo de tecnologías la gestión de residuos.

 

Los objetivos de la Dirección de Sostenibilidad de Telefónica, impulsora de la Plataforma GReTel, son los de reducir aún más su impacto ambiental, estableciendo planes de minimización de generación de residuos, reciclaje y reutilización interna de, sobre todo, aparatos eléctricos y electrónicos. 

 

Gracias a la plataforma desarrollada por Teimas, Telefónica dispone de un registro de todos los residuos generados en sus centros de trabajo, en los 17 países en los que opera y que aplica a todas las actividades: oficinas, centrales, estaciones base, centros de I+D, etc.

 

Así, Telefónica puede generar información útil como mediciones, ratios de reutilización, valorización y reciclado de residuos, etc,  avanzando en su estrategia de crecimiento verde, alineándose con las propuestas, que, especialmente desde la UE, instan a gobiernos y corporaciones a avanzar hacia un modelo de economía circular.

 

Gretel.PNG

 

Gestión de Residuos en el ámbito residencial

 

En los proyectos de Smart Cities generalmente se tienen en cuenta factores como la movilidad, la calidad del aire, la contaminación acústica, la gestión económica de recursos o los servicios de atención al ciudadano, pero no se suelen incluir iniciativas que apliquen inteligencia a la gestión de residuos.

 

Hace ya tiempo que los ciudadanos contamos con contenedores diferenciados para residuos, que son recogidos selectivamente para su tratamiento. Sin embargo, es muy frecuente ver contenedores desbordados, incluso con residuos que no debieran estar en esos contenedores, que indican una mala gestión y que llegan a suponer un problema de salud pública.

 

Por tanto, se hace necesario que la gestión de los residuos también sea smart  y digitalizada. Aquí entra en juego el internet de las cosas (IoT).

 

En el ámbito residencial. cabe destacar la plataforma de gestión inteligente de residuos Smart Waste, creada por Ecoembes e Indra. Se trata de una solución IoT con capacidades big data y cloud, que permite agregar los datos obtenidos desde distintas fuentes, como sensores, encuestas, censos y redes sociales y satélites, y transformarlos en información de valor para las partes implicadas: administraciones, ciudadanos y empresas  de reciclaje.

 

Una de las aplicaciones del Big Data a Smart Waste, es el transformar los datos para el  establecimiento de rutas dinámicas de recogida, mediante estimaciones de variación del volumen de los residuos por contenedor y ruta, en función de la composición demográfica de la zona y de la estacionalidad.

 

Por otro lado, esta plataforma, que está en fase piloto en algunas ciudades,  también servirá para gestionar el pago por generación de residuos, uno de los grandes retos de la economía circular. Este sistema, muy popular en Europa, permite trazar la cantidad real residuos generados por un usuario, para asignarle un coste acorde. Con estas medidas se incentiva que los ciudadanos para mejoraren sus niveles de reducción y reciclaje.