¿Sabes cómo recuperarte del estrés estas vacaciones?

Coordinador Comercial Empresas
279 Visitas

El estrés, en si mismo, no es algo negativo. El estrés existe como mecanismo de defensa de nuestro cuerpo, ante una amenaza: todo nuestro cuerpo, nuestra mente, se centra en evitar la situación de amenaza. Lo que sí es negativo es no poder recuperarte adecuadamente de esta situación de estrés. De ahí la necesidad de este post.

 

En nuestros ritmos de vida, el estrés cada vez está más presente y se prolonga durante más tiempo, haciendo verdaderamente difícil la recuperación. Es por ello que se hace necesario aprovechar las vacaciones para, ahora sí, recuperarnos completamente del estrés del día a día.

 

Y, ¿qué significa recuperarnos del estrés? Significa ayudar a nuestro cuerpo a desacelerar del estado de alerta al que ha estado sometido, darle a nuestro cerebro tiempo para descansar. Sin esa desaceleración, el cansancio y la falta de energía se podrían hacer una constante en nuestras vidas que, desgraciadamente, abocarían a enfermedades muy serias.

 

recuperar estres.jpg

 

¡No te preocupes! Como ya hemos dicho, el periodo de vacaciones estivales es un gran momento para recuperarnos del estrés y, por eso, aquí te damos 5 pautas super útiles para que lo consigas:

 

 

1.- Meditación y tiempo para la relajación.

Medita para tomar conciencia de ti, del momento en el que vives. Por lo general, vivimos enfrascados en una rutina en la que no nos da tiempo a dejarnos procesar nuestros pensamientos, como nos afectan las distintas cosas que nos suceden a lo largo del día…

 

Las vacaciones son un excelente momento para que eso cambie, para que seas dueño de ti y te tomes tu tiempo, para vivir el presente, en lugar de tener miles de pensamientos que saturan tu mente y que no permiten que te centres en las acciones que estás llevando a cabo en cada momento. Hay muchísimas actividades que te ayudarán a tomar esta consciencia: Yoga, mindfulness

 

Además, si empiezas a conocerte a fondo, pronto te darás cuenta de que sabrás hacer frente, de una manera mucho más eficiente, a las cosas que te impactan negativamente y podrás disfrutar con mayor intensidad de todo lo positivo que te suceda.

 

 

2.- Dormir bien.

Es tan cierto que dormir 7 u 8 horas al día es lo ideal para la salud, cómo que, por norma general en nuestro día a día, no lo hacemos.

 

Ya sea porque habitualmente le restamos horas al sueño para ganarlas para otras causas, o porque nos vamos a la cama cargados de preocupaciones, la verdad es que no dormimos como debemos. Si no dormimos y descansamos correctamente, el motor de nuestro cuerpo, nuestro cerebro, no se repara, ni se recarga en la medida que debe.

 

¿Por qué no aprovechas las vacaciones para recuperar horas de sueño? Procura dormir 8 horas diarias, sin miedo a alarmas, ni a preocupaciones laborales, sólo por el placer del descanso. Seguro que notas pronto como crecen tu energía y tu vitalidad.

 

 

3.- Llevar una dieta saludable.

Mantener una dieta saludable debería ser algo ya instaurado en nuestras vidas, pero, con las prisas, muchas veces nuestra comida se puede convertir en un sándwich mientras acabamos un informe, en una ensalada prefabricada mientras salimos del trabajo y vamos a por los niños,… Por no hablar de la cafeína que metemos al cuerpo en forma de cafés y refrescos para poder seguir aguantando el ritmo.

 

¿Por qué no disfrutar del tiempo de vacaciones para cuidar tu alimentación? Ojo, en ningún momento hablamos de dietas de adelgazamiento, sino más bien de cocinar ese platillo que tanto te gusta y que nunca tienes tiempo de hacer, de eliminar los precocinados y la comida basura para subirte de nuevo a la dieta mediterránea.

 

Pronto descubrirás que, el utilizar productos frescos y comer platos cocinados “a fuego lento”, te revitalizará, ya que estarás dando a tu cuerpo todas las vitaminas que necesita y lo notarás en un aumento de tu energía.

 

 

4.- Sal a la calle: Sociabiliza, haz deporte, dedícate a lo que te gusta.

Otra cosa para la que no solemos tener tanto tiempo como nos gustaría es para quedar con los amigos, para practicar el deporte que nos apetece o para desarrollar nuestras aficiones.

 

Hacer deporte libera endorfinas, que son unas sustancias químicas que produce nuestro organismo y son las responsables de estimular las emociones placenteras. Además, practicar deporte es una forma innegable de desahogo y de mejora de la condición física, por lo que, si lo juntas todo, obtendrás beneficios tanto a nivel emocional, como de mejora del estado físico.

 

Por otra parte, quedar con los amigos o practicar tu afición favorita, siempre es motivo de buen humor, de alegría y de subidón, por lo que no te cortes y tomate unas cañas con esos amigos que hace tanto que no ves o práctica esa actividad que siempre tienes en mente y nunca tienes tiempo para realizar.

 

 

5.- Libera tus horarios. Desintoxícate del móvil.

Se dueño de tu tiempo. No vivas pendiente de tu móvil y te evitarás la ansiedad que eso produce. No pongas alarmas. Siéntete libre y si lo que más te apetece hoy es hacer nada y estar tirado en el sofá, adelante. No tengas miedo al aburrimiento. Ideas muy creativas e interesantes surgen de los momentos de tedio, por lo que aburrirse, a veces, también tiene beneficios.

 

No satures tu horario con miles de actividades, por placenteras que sean, o no conseguirás descansar en la medida que necesitas. Las vacaciones pueden parecer largas, pero es un tiempo finito que hay que aprovechar para lo que realmente importa: tu descanso, conseguir liberarte del estrés del resto del año y, sobre todo, a ser muy feliz.

 

 

En este post nos hemos centrado en como eliminar el estrés de tu organismo, pero hay muchos más beneficios de los que os podéis beneficiar tú y tu empresa, estas vacaciones. Te lo contamos todo en nuestro post:

 

¿Conoces los beneficios que traen las vacaciones para trabajadores y empresas?

 

 

¡Disfruta mucho tus vacaciones! Siempre acompañado de las lecturas de nuestra Comunidad Telefónica Empresas.