Smart City: Beneficios para los ciudadanos y el medioambiente

Alba_Telefonica Empresas
Coordinador Comercial Empresas
961 Visitas

Las Smart City son ciudades inteligentes que combinan la tecnología con la información para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, reduciendo el coste energético y el impacto medioambiental. Este concepto aparece en el contexto de la previsión de Naciones Unidas que advierte que “el aumento de la población de las ciudades puede convertirse en un auténtico problema, a no ser que se logre mantener la armonía entre los aspectos espacial, social y ambiental de las ciudades, así como entre las ciudades”.

 

Si quieres ahondar más en el concepto de Smart City y conocer algunos casos de éxito de ciudad inteligente en España, te invitamos a que visites nuestro post:

 

Smart City: Las ciudades del futuro ya están aquí

 

Beneficios Smart City.jpg

 

En este post lo que nos gustaría mostrarte son algunos de los beneficios más importantes que las Smart City pueden reportar a sus ciudadanos y su entorno:

 

- 1. Ahorro energético:

 

Las Smart City permiten una gestión más consciente y responsable de la energía que se consume, ya que se puede saber, en tiempo real, cuál es tu consumo o en qué momento del día estás efectuando un mayor pico de gasto. Además, el hecho de que los ciudadanos tengan este control sobre su consumo, ayudará notablemente a la bajada de los precios de la electricidad.

 

 

- 2. Mejora de la movilidad:

 

En cualquier gran ciudad existen problemas de circulación de vehículos y personas, de gestión del transporte público,… Las Smart City tienen un puntal en la tarea de mejorar la movilidad dentro de la ciudad, ya que, si ya actualmente existen este tipo de problemas, con el incremento de población augurado por Naciones Unidas, esta situación se podría convertir en algo ingobernable. A través de mejoras en las infraestructuras, de los datos recogidos diariamente a lo largo de la ciudad que permiten hacer previsiones,… Las ciudades inteligentes ofrecen nuevas soluciones y mejoras a un problema ya antiguo.

 

 

- 3. Preservación del entorno:

 

Con iniciativas como la inversión en sistemas que optimizan el consumo de energía (como ya indicábamos en el punto 1), la creación de espacios verdes, el uso de energías renovables,… Las Smart City no cejan en su empeño por conseguir mejorar el medioambiente, algo que además redunda positivamente en la salud y en la economía de la ciudadanía.

 

 

- 4. Mejora en la gestión de los recursos:

 

Al incrementarse constantemente el número de habitantes dentro de la ciudad, las Smart City tienen que hacer frente a la planificación de la gestión de materias primas, agua, recogidas de basura,… y en general a la provisión de servicios de primera necesidad, para que no exista saturación en este sentido. Las ciudades inteligentes consiguen esto gracias a la mejora en los modelos de gestión tradicionales.

 

 

- 5. Facilitar los trámites burocráticos:

 

Una queja frecuente en cualquier  ciudad es el tiempo que se pierde realizando trámites administrativos de toda índole: impuestos, DNI,… y un amplio catálogo de gestiones. Las Smart City traen el uso de la tecnología para la resolución de este tipo de trámites  desde casa o cualquier sitio que no será necesariamente una oficina, generándose, de esta manera, un aumento de la satisfacción ciudadana.

 

 

- 6. Creación de empleo:

 

Las Smart City generan millones de datos en la nube, en lo que se llama el Big Data, recogiendo patrones de actuación de los ciudadanos y su entorno (tráfico, ubicación, consumo,…). El uso de estos datos, por los administradores de la ciudad, ofrecerá un mayor desarrollo económico y social. Debido a todo esto, se necesitarán profesionales que sepan explotar los datos recogidos e interpretarlos, en aras a comprender el comportamiento de los ciudadanos y poder prever situaciones futuras.

 

 

- 7. Nuevas posibilidades de crecimiento económico:

 

Con la mejora de la productividad asociada a unos servicios más eficientes y la capacidad de atracción de talento e inversiones que tienen las ciudades más desarrolladas, las Smart City constituyen una nueva oportunidad para el crecimiento económico. Esto hace que las políticas públicas nacionales y europeas hayan visto en este nuevo modelo de ciudad un objetivo a perseguir. Un ejemplo de esto lo tenemos en la Red Española de ciudades Inteligentes.