Décimo aniversario del iPhone, el smartphone que lo cambió todo

Aportador Cinturón Azul

Hace pocos días, el 29 de junio, se cumplían diez años del lanzamiento en EEUU, del teléfono móvil que cambió el paradigma de la industria: el iPhone 3. No llegó a venderse en nuestro país, tuvimos que esperar un año, hasta el 11 de julio de 2008 a que Telefónica presentase el iPhone 3G en exclusiva para el mercado Español. El Telediario de la época recogía la noticia en titulares y mostraba la enorme fila de expectantes compradores que se había organizado en Gran Vía, delante de la Flagship de Telefónica. El iPhone no era un terminal más, era un portento tecnológico, un símbolo de estatus y el objeto de deseo que solo unos pocos podían tener.

 

 

Un hito tecnológico

 

Poco se ha hablado del hito tecnológico que supuso en aquel momento crear un terminal como el iPhone 3 y de cómo una empresa de ordenadores se reinventó hasta convertirse en el líder mundial en la venta de teléfonos móviles. Apple llevaba desde 1983 diseñando un teléfono inteligente con pantalla táctil, el prototipo de aquel primer Apple Phone se custodia con mimo en la Universidad de Stanford. Pero fue en 2004 cuando Apple es consciente que debe aprovechar el éxito cosechado con el iPhone enfocándolo al nuevo nicho de mercado.

 

 

En 2005, tras un proyecto en común con Motorola que no funcionó del todo bien, los de Cupertino empezaron a colaborar con Cingular Wireless (ahora AT&T Mobility) y decidieron crear el Smartphone que lo cambiaría todo. Tenían el modelo de negocio iTunes, la tecnología de pantalla multitáctil y los procesadores más rápidos del mercado, pero era preciso crear una experiencia de uso excelente, y para ello debían desarrollar el sistema operativo, la autonomía y el diseño entre otras muchas cosas. Partían de cero pero con el objetivo de reinventar el teléfono móvil inteligente. A lo largo de 2006 y 2007, los ingenieros de Apple trabajaron bajo una gran presión en el proyecto Purple 2, que daría a luz al primer iPhone. Las directrices de Steve Jobs les obligaron a repensar el concepto de teléfono móvil, alejándose de la línea de diseño que imperaba en la industria en aquel momento.

 iphone3gs.jpg

 

 Todo pantalla táctil

 

Jobs deseaba un terminal inteligente con una gran pantalla táctil de cristal conductivo, que no tuviese botones y que se pudiera manejar de forma intuitiva con un dedo. Pero las pantallas de la época eran ridículamente pequeñas, estaban fabricadas en plástico y no eran táctiles. Debían crear algo que simplemente no existía. Así que el líder de Apple se puso en contacto con Corning, un fabricante de cristales, que había desarrollado en los años 60 un compuesto extraordinariamente resistente, al que denominaron Gorilla Glass, pero que al carecer de viabilidad comercial quedó en el olvido. Steve Jobs les encargó todo el cristal que pudiesen fabricar en un tiempo récord. Para conseguir ese objetivo Corning invirtió millones de dólares en contratación de personal y en transformar una fábrica destinada de pantallas LCD, para que trabajase en exclusiva para Apple.


Así fue como nació el que es sin duda el antecesor de todos los Smartphone actuales. Ninguno de nuestros terminales sería como es, si Apple no hubiese forzado un adelanto tecnológico al que todavía le faltaban años por llegar.  No tuvo que ser fácil trabajar allí en aquella época, pero Jobs demostró que con presión se consiguen diamantes. A partir de ahí la historia es conocida, aunque no menos brillante. iPhone ha marcado durante estos años la tendencia del sector, sin perder de vista el objetivo inicial de ofrecer al usuario una experiencia única.

 

 

10 años de éxitos y de cambios

 

Si echamos la vista atrás y nos fijamos en las especificaciones de aquellos primeros iPhone, nos daremos cuenta de cuánto han cambiado en tan solo 10 años. El iPhone 3 o Classic disponía de una pantalla de 3,5 pulgadas, una cámara de 2 megapíxeles, un procesador de un solo núcleo, una memoria interna que partía de 4 GB, y 128 MB de memoria RAM. Unas especificaciones ridículas si las comparamos con las actuales, pero que en aquel momento lo ubicaban muy por encima de todos sus rivales.

 

Conseguir ahora este terminal resulta prácticamente imposible y las unidades nuevas y selladas alcanzan un precio de varios miles de euros, mucho más de lo que pagaríamos en la actualidad por la versión más top del iPhone 7 Plus.

 

iPhone 7.png

 

One more thing…

 

El secreto del éxito de Apple y de iPhone en particular no reside únicamente en el hardware empleado, sino en proporcionar al usuario una usabilidad excelente. Apple no solo innovó en el aspecto y en las especificaciones técnicas, sino en el sistema operativo y en el contenido. La posibilidad de descargar aplicaciones, música o películas de una manera sencilla cambio el modelo de negocio para siempre, no solo de la industria de la telefonía móvil, sino también la de la música, el cine y el software. El desarrollo posterior de todas las tecnologías basadas en la movilidad son la base del desarrollo actual y forman parte indisoluble de nuestra vida.