Lo que debes saber sobre la resistencia al agua de tu smartphone

Usuario Veterano
3.575 Visitas

En 2018 los smartphones resistentes al agua han pasado a ser más comunes que en años anteriores y eso hace que muchas veces pensemos que podemos llevarlos con nosotros todo el día en el bolsillo del bañador sin preocuparnos, pero no, este tipo de resistencia no esta pensada para eso y en este post quiero comentarte lo que debes saber sobre la resistencia al agua. 

 Movil resistente agua Movistar .png

 

Apple, LG, Motorola, Oneplus, Samsung, Sony, Xioami…estas son algunas de las empresas que otorgan cierta resistencia al agua a sus dispositivos, especialmente a sus smartphones más caros y aunque muchos medios y blogueros digamos que el smartphone 'X' es resistente al agua, muchas veces pecamos de poco detallistas y podemos hacer que más de uno tenga un susto. Por ejemplo, el iPhone X y el Samsung Galaxy S9 son resistentes a ser sumergidos mientras que el Oneplus 6 o el nuevo Moto G6 solo resisten a que reciba una salpicadura accidental. 

 

Para diferenciar una u otra resistencia existe una certificación llama IP que clasifica las resistencias al agua y polvo de los smartphones. Esta clasificación va del 1 al 6 en la resistencia al polvo y del 1 al 8 en la resistencia al agua y varía de manera creciente dependiendo de su nivel de resistencia. 

 
IP-e1457983994819.jpg

 

Actualmente son dos las certificaciones más utilizadas por los fábricantes: IP68 e IP57, estos dos nos indican que el primero es capaz de resistir que el smartphone se sumerja en el agua hasta 30 minutos a una profundidad máxima de 3 metros, mientras que el segundo indica que solo resiste a salpicaduras. 

 

Aún así, cuando las marcas indican que un smartphone es sumergible lo hacen pensando en agua dulce y purificada, nada de agua de grifo, piscina y mucho menos el agua del mar. Esto es debido a que este tipo de aguas contienen 'extras' como cloro o sal que pueden corroer los materiales de los puertos o el propio chasis del smartphone. Ahora bien, si quieres hacer una foto bajo el agua no tendrás problema, aunque es recomendable que nada más hacerla se seque bien el dispositivo y se limpie. 

 

 

IMG_5978-copy.png

 

Un aspecto importante a tener en cuenta es que la mayoría de marcas se hacen las locas a la hora de añadir los daños por agua en la garantía de los dispositivos, curioso pero cierto, por lo que al hacerlo nos arriesgamos a que nos quedemos con un ladrillo de diseño si algo va mal. 

 

En lo que sí que no tendremos problemas con casi ningún smartphone comprado en los últimos 2 años es con esos momentos en los que el smartphone se caiga al váter, llueva o se le caiga una copa encima, ya que la técnica de construcción incorpora protección frente a ello. 

 

bar-close-up-drink-1066380.jpg

Como puedes ver, podemos gastarnos 1000€ en un smartphone pensando en que vamos a triunfar con las fotos de este verano, pero luego la realidad nos dice que sí, podremos sacar nuestra vena creativa, pero siempre con ciertas precauciones y arriesgandonos a que algo salga mal, ya que esta protección esta pensada para evitar sustos, no para convertir en smartphone en una cámara acuática. 

 

Si queremos usarlo para capturar a Nemo, lo más recomendable es comprar una carcasa ultraresistente o una funda impermeable que evite que nuestro smartphone tenga contacto directo con el agua.