¿Por qué no podemos usar el móvil en una gasolinera o avión?

Emilio-blogger
Editor_Movistar

Llegas a la gasolinera para repostar, apagas el motor del coche y junto al surtidor te encuentras con unas cuantas señales, entre las que no suelen faltar las que nos prohíben encender fuego, derramar gasolina fuera del depósito, fumar y encender el móvil.

 

¿Realmente es necesario apagar el móvil mientras repostamos? ¿hasta qué punto es peligroso estar en una gasolinera con el móvil encendido? ¿y en un avión u hospital? 

 

Sigue leyendo y trataremos de resolver estas dudas. 

 

 

¿Cuál es la razón para prohibir el uso de móviles en gasolineras? 

 

 

Prhoibiciones-gasolineras.pngEl principal motivo para la prohibición del uso de nuestros teléfonos móviles en estaciones de servicio es el de la posibilidad de una explosión o incendio provocado por la electricidad estática generada por nuestro dispositivo. 

 

El Instituto Norteamericano del Petróleo (API, por su nombre en inglés) indica que las chispas provocadas por la electricidad estática en gasolineras no son un mito, aunque también recuerdan que una explosión ocasionada por este tipo de chispas es muy remota.

 

La electricidad estática sí puede resultar peligrosa. Una persona cargada de electricidad, no proveniente del teléfono móvil, puede generar una chispa que, a su vez cause una deflagración. Por tanto y como medida de precaución, siempre conviene descargar la electricidad estática antes de descolgar la manguera de la gasolina.

 

 

Una recomendación generalizada es que una vez se introduce la boquilla en el tubo de llenado, retrocedamos un poco, sin regresar al interior del coche. Al mantenernos fuera del vehículo se evita que el cuerpo se cargue con electricidad estática que luego se pueda trasmitir a la boquilla de llenado y entre en contacto con los vapores de gas. En caso de ser necesario regresar al interior del coche (por ejemplo, a por la cartera con la que pagar), se recomienda que antes de coger la boquilla se toque alguna superficie metálica del vehículo lo más alejada a la entrada de la gasolina y sin guantes. Esto ayuda a descargar esa energía.

 

En España Repsol recomienda "Mantener una distancia adecuada del surtidor, apagar el motor y desconectar todas las luces y la radio para evitar que se produzca una chispa. Por tu seguridad y la de los demás, está prohibido el uso del teléfono móvil durante el repostaje"

 

Así mismo, los fabricantes de teléfonos tienen en cuenta que estos aparatos tienen circuitos eléctricos, por lo tanto, la posibilidad de que emitan una chispa existe, por lo que incluyen la precaución en sus manuales de uso. Por ejemplo, Samsung en las recomendaciones de seguridad que incluye en todos los móviles que comercializa indica: 

 

"Apague el dispositivo en entornos donde puedan producirse explosiones.

No use el dispositivo en puntos de carga de combustible (gasolineras) ni cerca de combustibles o químicos, o en áreas de demolición. En estos entornos, apague el dispositivo en lugar de quitarle la batería" 

 

Al respecto del riesgo de usar nuestros teléfonos móviles en gasolineras, la comisión de telecomunicaciones de USA (FCC) recomiendan no encender el móvil o contestar llamadas cerca de vapores inflamables debido a riesgo de ignición.

 

Movil Gasolinera.jfifEn realidad, la probabilidad de que el móvil al encenderlo, responder una llamada o revisar los mensajes emita una chispa como para provocar un incendio es remota, así lo indica la FCC.

 

Por tanto, como resumen de lo previamente expuesto, podemos asegurar que la posibilidad de que nuestro móvil pueda provocar un incendio o una chispa mientras repostamos, es muy remota, aunque no es para nada imposible. 

 

¿Qué dice la ley sobre el uso de móviles en gasolineras?

 

El código de circulación español, en su artículo 115 indica lo siguiente : Los propietarios de aparatos distribuidores de combustibles o empleados de estos últimos no podrán facilitar los combustibles para su carga si no está parado el motor y apagadas las luces de los vehículos, los sistemas eléctricos como la radio y los dispositivos emisores de radiación electromagnética como los teléfonos móviles”.

 

Es importante resaltar que en la normativa se habla del "momento del repostaje" y por tanto la prohibición no habla en ningún momento de no poder usar el teléfono en el recinto de la gasolinera y para pagar.

 

Por tanto, recalcar que el riesgo de que el uso de nuestro smartphone provoque un incendio en una gasolinera es prácticamente nulo, siendo la electricidad estática un peligro más "real" que el propio uso de nuestro móvil mientras repostamos. 

 

 

¿Y qué sucede con los móviles en los aviones? 

 

“Por motivos de seguridad y para evitar interferencias con los instrumentos de vuelo, les recordamos que los teléfonos móviles deberán permanecer desconectados desde el cierre de puertas y hasta su apertura en el aeropuerto de destino. Los dispositivos electrónicos portátiles podrán utilizarse cuando se apague la señal luminosa de cinturones, previa consulta a la tripulación”.

 

móvil-vuelo.jpgEstas instrucciones proporcionadas por los auxiliares de vuelo momentos antes del despegue son un clásico del ritual de viajar en avión, pero alguna vez te has preguntado ¿qué hay detrás de esta prohibición? ¿es realmente tan peligroso hacer uso del móvil en un vuelo?

 

Los propios fabricantes de los teléfonos móviles lo dejan bien claro en la información de seguridad de sus equipos, indicando que: 

 

"No utilice el dispositivo en un hospital, en un avión o en un automóvil que pudiese sufrir interferencias causadas por radiofrecuencia" 

 

La clave es precisamente esa, las interferencias, pues si se utilizan dispositivos electrónicos en un avión, estos pueden interferir con los instrumentos electrónicos de navegación. Motivo por el que se recomienda seguir la normativa de la compañía aérea y las indicaciones del personal del avión. En aquellos casos en los que se permita el uso del dispositivo, se recomienda usarlo siempre en todo momento en modo avión, a dicho respecto Iberia indica en sus instrucciones de seguridad: 

 

Puedes utilizarlo tus dispositivos electrónicos en "modo avión" o equivalente (transmisión de datos desactivada) durante todo el vuelo. 

Por razones de seguridad y para evitar incidencias sobre los sistemas y equipos de los aviones, hay ciertos dispositivos electrónicos que continúan prohibidos tanto en despegue, en el aterrizaje y durante el vuelo. Tenlo siempre en cuenta para volar con seguridad. 

 

Las interferencias hacen posible que el piloto oiga un ligero ruido en sus auriculares cuando un pasajero esté sentado especialmente cerca de la cabina con el teléfono móvil encendido. Aún así, normalmente este no es un problema grave de seguridad, la prohibición de los teléfonos móviles se trata más de un asunto de comodidad que de seguridad, porque el manejo constante de un móvil (a todo volumen) puede convertirse en una molestia para el resto de pasajeros.

 

Precisamente las restricciones de uso de los dispositivos electrónicos, una vez se ha embarcado, han disminuido desde 2013 cuando la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) anunció que los pasajeros podían utilizarlos, siempre que hubieran activado el «modo avión», de tal forma que no transmitiesen señales durante el vuelo. En 2014, la EASA dio un paso más y permitió su empleo en los aviones, en cualquier fase del vuelo, sin necesidad de activar el «modo avión». No obstante, este permiso aplica solo a las aerolíneas europeas que, a su vez, solo podrán permitir el uso libre de los dispositivos electrónicos después de pasar una serie de pruebas que garanticen que en ningún caso interferirán con los sistemas electrónicos del propio avión.

 

En cualquier caso, la prioridad es la seguridad de todos, por lo que siempre hay que seguir las indicaciones de la tripulación de abordo.

 

A colación de todo lo indicado, quizá también te interese saber cómo funciona el Wifi de los aviones

 

 

¿Por qué se prohíbe el uso de móviles en hospitales?

 

móvil-hospital.jpg

 

Por último y en lo relativo a hospitales, todos hemos visto que en ciertas zonas de los mismos se restringe el uso de teléfonos móviles, esta prohibición viene motivada en parte por la necesidad de no perturbar el descanso de los pacientes ingresados con las conversaciones o el ruido que produce una llamada, ya sea recibida o emitida. 

 

Sin embargo, ¿es cierto que los teléfonos móviles interfieren en los equipos médicos? ¿Qué hay de cierto en esa afirmación? Según las conclusiones de varios estudios, el uso normal del móvil no entraña riesgo de alteraciones graves en el funcionamiento de los equipos médicos, ya que las radiofrecuencias que emiten los teléfonos no es lo suficientemente alta. De hecho, el número de incidentes relacionados con este tipo de interferencias electromagnéticas de teléfonos móviles y equipos médicos ha sido muy escaso y, por suerte, los efectos han sido leves y reversibles.

 

En resumen, los teléfonos móviles transmiten radiofrecuencias de baja potencia, algo así como sonidos a volumen muy bajo, que van desde los 450 a los 2700 MHz y que no son audibles para los equipos médicos. Este fenómeno se conoce por las siglas EMI, del inglés Electromagnetic Interference, o interferencia electromagnética, y cobra mayor importancia en los teléfonos móviles de segunda y tercera generación.

 

No obstante, las interferencias electromagnéticas detectadas en estos aparatos se manifiestan siempre en pruebas realizadas con teléfonos móviles a máxima potencia de emisión y a distancias muy cercanas al equipo. Además, las anomalías producidas nunca resultaron irreversibles.

 

Conclusión, en estas situaciones es mejor prevenir y de ahí que estas restricciones, recomendaciones y/o prohibiciones sean más generalizadas en estos espacios, porque, aunque las posibilidades son remotas, están ahí.