5 tips que incrementarán el rendimiento en tu empresa

Moderador Senior Empresas
1.427 Visitas

Vivimos una era de constante cambio en la que cada vez hay que realizar más tareas en menor tiempo. Esto no debe ser un impedimento para desviarnos de los objetivos marcados y conseguir aumentar la productividad en la empresa, para ello hay que buscar nuevas fórmulas que ayuden a mejorar o cambiar los procesos de trabajo.

 

 

productividad.jpg.png

 

 

 

5 claves para conseguir aumentar la productividad de tu empresa

 

 

Organización en tus tareas

 

Es fundamental conocer los objetivos fijados por la empresa, y particularmente los individuales. En el día a día hay multitud de tareas que hacer, por lo que es importantísimo planificar y organizar el trabajo con buen criterio:

 

  • Antes de empezar la jornada, piensa las tareas que tienes que hacer: hay muchas herramientas y aplicaciones disponibles para este cometido, desde agendas digitales, hasta el calendario de Google, lo importante es planificar la actividad.
  • Prioriza: distingue, entre lo urgente y lo importante.
  • Analiza las tareas más complejas e intenta hacerlas a primera hora de la jornada.
  • Evita las distracciones: intenta no mirar el móvil continuamente, ponte alertas de tiempo
  • Se realista, no intentes hacer más tareas de las que te va a permitir el tiempo que dedicas a cada una, puede ser frustrante.

 

¿Conoces la metodología ágile?, si quieres más información accede a nuestro post sobre cómo implementar metodologías Agile 

 

 

Digitalización de procesos

 

Digitalizar es un término muy escuchado últimamente, se podría decir que digitalizar los procesos de una empresa consiste en reinventar una organización a través de la tecnología, pero no es únicamente esto, es un cambio complejo que consiste en crear nuevos modelos de negocio, nuevas plataformas que vendan tus productos, nuevos canales de comunicación para relacionarte con tus clientes, en definitiva son cambios importantes que hay que hacer desde dentro del negocio y que nos harán mejorar infinitamente fuera, reduciendo notablemente los tiempos en los procesos internos, y por tanto consiguiendo más eficiencia. 

 

Más información en este post Digitaliza tu negocio.

 

 

Innovación

 

Este es un factor fundamental y tiene que estar presente en nuestro día a día, no te puedes quedar en la zona de confort, si quieres avanzar y mejorar hay que innovar y probar nuevas técnicas, nuevos procesos, buscar alternativas diferentes y novedosas que ayuden a renovar la gestión del negocio, además de mejorar tu reputación hacia el exterior, los clientes se fijarán más en tu negocio, no olvides que lo ¡nuevo o diferente atrae! y la competencia nos vigila, hay que dar un paso más allá.

 

 

Escucha al cliente 

 

Es un clásico, pero en muchas ocasiones no se hace, sobre todo por falta de tiempo. Es esencial escuchar y conocer a tus clientes para saber cuáles son sus necesidades y éstas deben ser la prioridad. Con sus preferencias puedes diseñar productos, adecuar los canales de atención, adaptar los procesos de compra, cambiar los diseños de la página web, etc....además de fidelizarlos, también puedes captar nuevos clientes. Otro factor importante es conocer las opiniones de los consumidores acerca de tus productos en las redes sociales, esto te dará muchas pistas de los puntos de mejora que tienes en tu negocio.

 

 

 

Motivación

 

Este es un punto fundamental para que los trabajadores estén emocionalmente más contentos, siendo escuchados por sus responsables, aportando ideas y nuevas propuestas que ayuden a mejorar los procesos internos y externos de la empresa. La importancia de ser reconocido, es un valor muy cotizado por los empleados, lo que hace que la motivación crezca e impulse a las personas a avanzar, aprender y colaborar en la empresa con más entusiasmo.

 

 

En definitiva, si los empleados tienen sus objetivos claros, estarán más motivados y cumplirán con sus expectativas administrando mejor su tiempo, aumentando la productividad y el rendimiento diario.

Es fundamental hacer una pausa controlada de vez en cuando para desconectar momentáneamente de sus tareas consiguiendo más energía al regresar.

 

¡Hasta pronto!