Cómo mejorar el feedback con tus empleados en la empresa

Juan_Estebanez
Editor_Telefonica Empresas
2.581 Visitas

La correcta y fluida comunicación dentro de las empresas facilita el desempeño de tareas y la realización de objetivos. Dentro de estas comunicaciones, las conversaciones de feedback entre jefe y empleado son un apoyo necesario para mejorar el clima laboral e impulsar la productividad.

 

El ejercicio más fructífero y natural de nuestro espíritu es la conversación”, decía Montaigne. Y, en efecto, un feedback adecuado debe aspirar a ser fructífero. Su objetivo es aprender del pasado y enfocar el futuro con vistas a lo que podemos aportar.

 

¿Qué es el feedback?

 

El feedback es un intercambio realizado de forma regular entre el jefe y empleados de una empresa sobre las tareas realizadas, los esfuerzos y desempeños empleados y los objetivos que deben cubrirse.

 

El feedback ayuda a las empresas a mejorar y mantener una positiva cultura laboral y corporativa.

 

Para evaluar el feedback del trabajador, debe analizarse según tres ejes principales:

 

  • Calidad en el trabajo.
  • Cumplimiento de las expectativas.
  • Resultados.

 

Qué debe aportar el empleado

 

  • Proactividad e iniciativa.
  • Colaboración con otros compañeros para lograr los resultados.
  • Empoderamiento.

 

 

Feedback-Empleados.png

 

 

¿Cómo puede ayudar el jefe al empleado en el feedback?

 

Impulsar su proactividad y actitud abierta

 

Estar abierto al aprendizaje es fundamental en tiempos de cambio. Es necesario hacer ver que una actitud abierta es imprescindible para crecer.

 

Cuando surgen nuevos retos en el trabajo, es normal reaccionar de manera negativa. Por eso importante ayudar al empleado a encontrar un sentido para afrontar los nuevos retos e identificar qué oportunidades pueden surgir.

 

Proponer tareas desafiantes, pero asimilables

 

¿Cómo alcanzar los objetivos? Para afrontar los retos de manera positiva e incrementar la productividad, hay que asignar tareas que supongan un desafío, pero que a a vez están al alcance de la capacidad del trabajador.

 

Promover feedbacks continuos

 

De manera instintiva, el empleado puede percibir el feedback como una amenaza. Hay que plantearlo como una conversación que puede impactar de forma positiva al crecimiento del trabajador.

 

Al empleado hay que exigirle honestidad y responsabilidad en el intercambio, pero el gerente debe estar involucrado y orientado a ayudar al empleado para lograr los cambios necesarios y aportar los recursos necesarios para ellos. También puede exigirse un compromiso al trabajador, pero éste debe ser bidireccional.

 

 

¿Cómo es tu estilo conversacional en un feedback?

 

Basado en el modelo DISC, podemos sacar cuatro estilos conversacionales en función de la racionalidad y la emocionalidad. Mira a ver cuál es tu estilo y si es necesario adaptarte para hacer mejor y más productiva la conversación con el trabajador.

 

Analítico

 

Son personas observadoras, racionales y prácticas. Son fríos y reservados. Les gusta el feedback en encuentros formales, con estructura establecida y donde prime la objetividad.

 

Directo

 

Personas seguras de sí mismas que ponen énfasis en la consecución de resultados finales. Son enérgicos y exigentes y pueden tener tics autoritarios. Tienen un estilo directo que va al grano.

 

Empático

 

Personas tolerantes, pacientes y comprensivas. Pueden ser inseguras y con un punto de indecisión. Les gusta relacionarse con empatía y sin presión.

 

Sociable

 

Personas comunicativas, divertidas y positivas. También son exageradas y egocéntricas, con tendencia a la dispersión. Su estilo comunicativo es entusiasta, cercano y simpático.

 

 

Consejos para un correcto feedback

 

Para que el feedback laboral sea fructífero, sigue estos pequeños consejos

 

  • Prepara un ambiente adecuado: adapta tu estilo conversacional a tu empleado y haz que se sienta cómodo en la medida de lo posible. Para asegurarnos que su testimonio es lo más sincero posible, hacerle sentir en confianza es básico.
  • Planifica la conversación: aunque el feedback no deba someterse a un esquema rígido, es conveniente llevar preparadas una serie de preguntas a modo de guía. El cuestionario debe girar sobre las tareas del empleado, su colaboración con el resto de compañeros del equipo y la organización, sobre sus objetivos y aspiraciones y sobre su nivel de satisfacción.
  • Asegura que la comunicación sea bidireccional: en un feedback es fundamental obtener información útil del empleado para evaluar su desempeño. Pero es también muy importante proporcionarle toda la información que precise sobre la organización y lo que se espera de él, así como la ayuda que se le pueda brindar.
  • Máxima transparencia y claridad: para que exista una retroalimentación fiable y el empleado no tema dar su opinión y punto de vista, el feedback debe llevar aparejado un camino previo de transparencia que no le permita dar sus aportaciones sin temor.