Raúl, un metahumano que vela por tu salud mental

Raúl Alonso
Editor_Telefonica Empresas
507 Visitas

Democratizar la salud mental es uno de los objetivos sociales más acuciantes, pero ¿cómo conseguirlo? Una de las vías más prometedoras llega desde la ciencia, en concreto, en alianza con la inteligencia artificial e investigadores como Raúl Alelú-Paz, que avanza con el lanzamiento de servicios profesionales integrados en una aplicación móvil. Hablamos de Thera4All, uno de los escasos ejemplos en el mercado de cómo la ciencia puede impactar beneficiosamente en la resolución de problemas del ciudadano de a pie.

 

 

Neurociencia.jpg

 

 

Brain, como se ha bautizado a esta app dotada de IA generativa y primer producto de Thera4All, ofrece consulta con un terapeuta metahumano llamado Raúl. De la consulta con él es posible evaluarse en trastornos como TDAH, ansiedad, depresión o sospecha de autismo y obtener un informe válido certificado por un psicólogo sanitario por tan solo 19,99 euros.

 

“Mi experiencia clínica me mostraba todos los días que una gran parte de la población de nuestro país no podía acceder a unos servicios de salud mental de calidad, por lo que decidimos emplear la IA para dar solución a este problema que, por otro lado, podemos considerar como la pandemia del siglo XXI”.

 

Lo explica el propio Alelú-Paz, un neurocientífico español curtido durante dos décadas en el estudio del cerebro humano, que atesora un interminable currículo de formación y estancias de investigación en centros del prestigio del Hospital Monte Sinaí de Nueva York o la Universidad de Parma, donde trabajó codo con codo con el profesor Giacomo Rizzolatti, Premio Príncipe de Asturias.  

 

Transferencia la asignatura pendiente

 

Quizás estas estancias han dotado a Alelú-Paz de una visión más pragmática de la ciencia y, también quizás, por esa razón ha desarrollado junto a su socio el Dr. Ariel Cariaga, estas tres startups tecnológicas además de la comentada de salud mental, al servicio de la evaluación y retención del talento en la empresa.

 

Es el resultado de una suma de conocimientos e investigación en física teórica, psiquiatría, psicología y hasta la biología molecular e inteligencia artificial, tratando de integrar todas las disciplinas en unos servicios que respondan a necesidades concretas de la sociedad y la empresa. Un ejemplo de cómo la transferencia de la ciencia también es posible en España.

 

Y es que Alelú-Paz es crítico con este mal endémico de la ciencia española: “Contrariamente a lo que aparece en la prensa y a lo que defienden los rectores y los propios científicos, el nivel de la ciencia en España es muy bajo”. Su reflexión habla de un exceso de funcionarización del sistema y endogamia en sus instituciones.

 

Algunas de las razones que en su opinión redundan en el beneficioso impacto que el conocimiento científico debería revertir: “La transferencia es prácticamente nula, el sistema no premia el emprendimiento científico, premia la sumisión y por eso somos un país que no destaca”.

 

 

Terapeuta-virtual.jpg

 

 

Raúl, un terapeuta virtual

 

Pero hablábamos de salud mental y la contribución que Brain aspira a hacer en su cuidado. Una vez descargada la app de las tiendas de Google Play o Apple, es suficiente con seguir las instrucciones para activar la consulta con el metahumano Raúl, dotado de IA generativa en una experiencia de interacción por voz.

 

El peculiar terapeuta irá desgranando la información para avanzar, desde cómo se va a realizar la entrega del informe confidencial a cuál es la razón por la qué quiere evaluarse. “Es en ese momento cuando el usuario puede decirle qué le ocurre, por ejemplo, que está preocupado porque últimamente olvidas cosas”. La conversación irá evolucionando de una forma muy empática escuchando y dando feedback sobre el problema para finalmente realizar la evaluación: “Una vez que finalices el test, mandará el informe a tu email”, explica Alelú-Paz.

 

De este modo Brain ofrece una evaluación profesional en cualquier momento y lugar. Estas cualidades permiten hablar a su creador de “democratizar el cuidado de la salud mental” en trastornos tan comunes y preocupantes como somnolencia, ansiedad, depresión, TDAH, autismo, riesgo de suicidio o demencia.

 

La propuesta resulta cautivadora, pero es inevitable que no surjan ciertas reticencias:

 

¿Qué garantías tiene el usuario de recibir unas recomendaciones profesionales?

 

“Nuestra IA está entrenada con datos procedentes de distintas escuelas terapéuticas con una base científica y clínica muy sólida; las recomendaciones que da no son distintas a las que recibirías en consulta con un terapeuta humano”.

 

¿Cómo se protegen los datos de una información tan sensible?

 

“No almacenamos absolutamente nada, por lo que no podemos identificar a nadie y, mucho menos, vender datos a terceros. Esto nos diferencia del resto de app o plataformas de salud mental, que suelen ceder datos a terceros con fines comerciales”.

 

 

La ciencia del negocio

 

El lanzamiento de Brian IA no ha pasado inadvertido, y este 2024 recogía uno de los Premios a la Excelencia Empresarial del diario La Razón. Un reconocimiento que el equipo recibe como respaldo a su viabilidad comercial: no olvidemos que la ciencia española necesita de casos de éxito que animen a sus protagonistas a convertir su conocimiento en empresa rentable.  

 

Thera4All trabaja en la internacionalización del servicio, “tenemos todos los test preparados para diferentes idiomas”. Un proceso de escalado de negocio que podría ir acompañado de nuevos socios financieros a través de una ronda de financiación: “Siempre estamos abiertos a incorporar capital que aporte no solo en el aspecto económico, sino en la participación activa en este proceso de crecimiento”. 

 

Y es que el proyecto tan solo ha echado a andar: “Nuestro objetivo más inmediato es el de incluir nuevos test que abarquen todo el espectro psicopatológico. A medio plazo, trabajamos en una IA que permita realizar una terapia; estamos seguros de que en los próximos meses tendremos noticias interesantes”, concluye Alelú-Paz.