Telefónica vincula la retribución variable a la confianza, la igualdad, y al cambio climático

Editor_Movistar
677 Visitas

Telefónica presentó su Informe de Gestión Consolidado 2018, en el que establece su compromiso con la creación de valor a largo plazo y fija los pilares para contribuir con una sociedad basada en modelos económicos sostenibles e inclusivos.

 

La compañía apuesta y trabaja por un mundo completamente sostenible: socialmente justo, seguro para el medio ambiente, económicamente próspero e inclusivo.

 

Estos objetivos se lograrán trabajando a largo plazo sobre tres pilares estratégicos: crecimiento sostenible a través de una conectividad inclusiva, credibilidad y confianza de la sociedad y la eficiencia en todas las operaciones.

Para asegurar el cumplimiento de estos objetivos de sostenibilidad, por primera vez, Telefónica vincula el 20% del salario variable a su cumplimiento.

 

 

Construir desde la credibilidad y la confianza de la sociedad

En 2018 la compañía ha sido elegida por la revista Forbes como la primera Telco más admirada de Europa y la tercera del mundo.

 

Como novedad, de cara al futuro, Telefónica adoptará el indicador Net Promoter Score (NPS), que mide de forma más exhaustiva la relación con los clientes.

 

En cuanto a la confianza de nuestros clientes, este año se ha reforzado la Política de Privacidad para todos los países, se han lanzado servicios como “Smart WiFi”, “Conexión Segura” o ”Coche Conectado”, que  facilitan a los clientes la gestión de sus comunicaciones de forma segura y se han desarrollado los Principios Éticos de Inteligencia Artificial.

 

Para perseguir el bienestar digital de toda la familia se está impulsando Dialogando, una plataforma gratuita que aborda el uso responsable de la tecnología en asuntos como la identidad digital, la privacidad, el ciberbullying, los videojuegos, la educación o la conducción.

 

Por otro lado, Telefónica  gastó 25.804 millones de euros en compras, de los que el 80% se adjudicó a proveedores locales.

 

 

Diversidad-empresas.png

 

 

Desarrollo de Capital Humano y Diversidad

Otro ejemplo de la contribución de la compañía a la sociedad son los 1,2 millones de puestos de trabajo, entre empleos directos e indirectos, en el conjunto de páises donde opera.

 

El reto de la transformación de Telefónica sería imposible sin su capital humano: Telefónica cerró el año con una plantilla de más de 120.000 profesionales.

 

Así, se está llevando a cabo la capacitación de los trabajadores en torno a nuevas habilidades  tecnológicas como el Big Data, el Cloud o la inteligencia artificial.

 

El Consejo de Administración en 2017 definió la diversidad como la principal fuente de talento. Telefónica acelera sus planes de diversidad y se compromete, entre otras iniciativas, a tener un 30% de mujeres directivas en 2020 y a ampliar el talento joven.

 

Además, en 2018 Telefónica fue una de las primeras empresas que se comprometió públicamente con el derecho a la desconexión digital de los empleados, como elemento clave para mejorar su equilibrio entre la vida personal y laboral.

 

Sociedad Telefónica Empresas.jpg.png

 

  

Crecer de forma sostenible

Telefónica vincula su crecimiento a la conectividad, herramienta básica que garantiza el desarrollo de las comunidades y que debe ser cada vez más amplia e inclusiva.

 

La conectividad inclusiva implica el despliegue de redes en todos los países en lo que Telefónica tiene presencia, incluso en las zonas rurales más remotas, asegurando la asequibilidad de la oferta con una amplia gama de servicios para todos los estratos sociales. En concreto en Perú,  gracias a la iniciativa Internet para Todos, Movistar ya da servicio a 600 mil personas.

 

Por otro lado, Telefónica contribuye positivamente a la sostenibilidad a través de sus productos y servicios como Cloud, IoT y Big Data, que ayudan a la sociedad a gestionar de forma más eficiente las infraestructuras, la energía y los recursos naturales.

 

Gracias a estos productos y servicios, nuestros clientes han logrado reducir sus emisiones a la atmósfera en más de 1,4 millones de toneladas de CO2.

 

 

Perseguir la eficiencia y el desempeño medioambiental positivo

La digitalización de las redes y de las operaciones, la virtualización, la eficiencia energética y el Plan de Energía Renovable, son algunos de los ejes en los que trabaja Telefónica para conseguir la eficiencia.

 

Así, a finales de 2018, Telefónica  había digitalizado ya un 65% de todos sus procesos, particularmente los comerciales, y espera culminar esta transformación en 2025.

 

Por otro lado, la FTTH (Fibra hasta el hogar) es un 85% más eficiente energéticamente en el acceso del cliente que la red de cobre. Además, con ello se evitan la mitad de las averías, y se contribuye a la economía circular a través del reciclado de grandes cantidades de cobre.

 

El proyecto de transformación de cobre a fibra que Telefónica realiza en España  genera eficiencias añadidas, al permitir el cierre de edificios técnicos: ya se han evitado al menos 208 KWh en consumo energético y más de 56 KtCO2, que equivale aproximadamente el carbón capturado por 900.000 árboles en un año.

 

Todo ello contribuye a lograr unos ambiciosos objetivos de energía y emisiones para 2020 y 2030, que recibieron validación externa por parte de Science-based Target Initiative por su adecuación al Acuerdo de París.

 

Telefónica se ha anticipado al cumplimiento de algunos de estos objetivos con dos años de antelación. Así, el consumo de energía por unidad de tráfico (Petabyte) se sitúa en un 64% frente al 50% fijado.

 

El 58% de energía utilizada procede de fuentes renovables (100% en sus operaciones europeas y en Brasil). El compromiso es alcanzar el 100% a nivel global en 2030.

 

En línea con sus compromisos medioambientales, Telefónica generó un 4% menos de residuos que en 2017 y recicló el 97% de los mismos.

 

En enero de 2019 Telefónica ha emitido el primer Bono Verde (Green Bond) lanzado por un operador de telecomunicaciones. Los ingresos obtenidos servirán para financiar proyectos destinados a aumentar la eficiencia energética de la empresa gracias a la transformación de la red de cobre en red de fibra óptica en España.

Cabe destacar la participación, cercana al 50%, de inversionistas verdes.