Decálogo del emprendedor del siglo XXI

Editor_Movistar
2.187 Visitas

¿Cómo definirías a un emprendedor? ¿Te consideras uno de ellos? Cada vez el perfil de emprendedor está más valorado en este mundo de oportunidades y desde aquí nos hemos planteado las cualidades y habilidades que diferencian a este tipo de perfiles... ¿Tienes las habilidades del emprendedor del siglo XXI?

 

emprendedor1.jpg

 

1.- Ejecutivo, con iniciativa y responsable

 

Un emprendedor debe llevar la iniciativa y la capacidad de ejecución por bandera. Ambas son claves en el día a día, diferenciando lo importante y áquello que más energía demanda, para llevarlo a cabo según su visión y experiencia, siempre con un planteamiento continuo de nuevas propuestas, mejoras y oportunidades, determinante para que el producto o servicio que desarrolle sea totalmente innovador y sobreviva en este mundo tan variable.

 

La responsabilidad en el hecho de que es crucial saber que alcanzar una meta depende de las propias habilidades y acciones, no de acciones externas, agudiza una capacidad de valoración de las consecuencias e implicaciones en la toma de decisiones. Además de que si más personas dependen de tí, la responsabilidad se incrementa uno a uno. 

 

2.- Perseverante y resolutivo

 

Los emprendedores exitosos tienen la suficiente perseverancia como para sortear todo obstáculo o imprevisto que pueda aparecer en el camino, seguir adelante pase lo que pase, y no rendirse hasta haber agotado todas las posibilidades. 

 

Otra cualidad del buen líder es la capacidad de resolver los inconvenientes o problemas de una manera rápida y eficaz. Las cosas no son como se planean y la capacidad de resolución, puede minorizar estas diferencias entre las expectativas y la realidad.

 

3.- Mentalidad positiva y confianza en uno mismo

 

Ser positivo ayudará al emprendedor a convertir las amenazas en oportunidades y a tener una mejor actitud ante cualquier adversidad, además de desarrollar una mentalidad constructiva. Ellos están totalmente convencidos de que alcanzarán el éxito sin importar los problemas o dificultades que puedan surgir en el camino, pues confían en su capacidad para sortearlos y salir adelante.

 

La confianza en uno mismo, creer en nosotros mismos como personas, como creer en nuestra empresa y en nuestros productos, es como el perfume, se huele. Y esta confianza nos hace asumir riesgos, tolerar las incertidumbres y contemplar las posibilidades de fracaso. Ellos saben que toda oportunidad de negocio conlleva un riesgo por más análisis o planificación que se haga, por lo que ante una oportunidad tratan de minimizar todo el riesgo posible, y luego actúan pesar del riesgo que aún pueda existir.

 

Decalogobuenemprendedor.JPG

 

 

4.- Creativo y visionario

 

 El emprendedor también tiene que tener una mente innovadora y creativa: ser capaz de desarrollar nuevos métodos en lugar de emplear los procedimientos típicamente establecidos. Un profesional cuya inspiración no tenga límites precisamente para idear un proyecto innovador, resolver con cierta creatividad posibles problemas o, incluso, plantear alternativas que nada tengan que ver con lo comúnmente conocido.

 

Otra cualidad, es la visión para los negocios, esa habilidad para detectar oportunidades que otros no pueden ver, así como la capacidad para diferenciar las verdaderas oportunidades de las simples posibilidades de negocios. Para emprender es necesario tener esa habilidad de descubrir una oportunidad donde nadie lo ha hecho.

 

5.- Apasionado

 

Un emprendedor sin pasión por lo que hace no tiene ningún sentido, tiene que entusiasmarle lo que está llevando a cabo y creer en su proyecto ya que de ello también dependerá su éxito o fracaso. Debe tener una firme apuesta y defender con pasión su idea.

 

Pero el rasgo más importante de un emprendedor es que aman su trabajo. Están dispuestos a hacer cualquier cantidad de horas extras con tal de que el negocio tenga éxito, porque su negocio va más allá del dinero. Ya sea que les apasione las tareas o actividades que realizan diariamente, el área o campo en el que trabajan, o simplemente el hecho de emprender o crear negocios.

 

6.- Estable emocionalmente, asertivo y honesto

 

Mostrarse seguro de sí mismo y hacérselo ver al resto, demostrando la seguridad y confianza en sí mismo, permitirá no dar rodeos y orientarse según los objetivos ya planteados.

 

Ser honesto con tus clientes, con tus proveedores, con tus empleados, pero sobre todo ser honesto con uno mismo, es la cualidad más importante. 

 

La asertividad juega un rol importante, en la gestión del no. No establezcas metas y plazos que no puedas alcanzar y no te comprometas a cosas que no puedas cumplir. La mejor manera de acercar gente a tu negocio es decidir lo que tu empresa puede hacer por ellos y luego hacerlo.

 

7.- Flexible al cambio

 

Una buena actitud es vital tanto para lo bueno que vendrá, como para lo malo que aún está por venir. Motivación para trabajar independientemente, dar el primer paso, ser aventurero y estar dispuesto a emplear nuevos métodos. Aprender día a día de los aciertos y de los errores es otra de las grandes cualidades que ha de tener un buen emprendedor, transformándolos en aprendizajes.

 

Estar siempre atentos a lo que sucede en el mercado para detectar un cambio que podría significar una amenaza o una oportunidad, con esa flexibilidad como para aprovecharlo o hacerle frente, es toda una habilidad.

 

8.- Líder 

 

Tienen la habilidad para identificar y convocar a las personas indicadas, para inspirarlas y hacer que lo sigan con entusiasmo, de forma que orientan su dirección y su motivación hacia el cumplimiento de los objetivos.

 

El líder de equipo será capaz de comunicar las ideas de manera brillante hasta el punto de generar motivación, así como explotar las mejores virtudes de cada uno de los que forman parte del equipo, es decir, buscar su talento. Pero eso no sólo es liderazgo, también es  asumir riesgos, exponiéndose a uno mismo y a su propio negocio al fracaso. 

 

9.- Ambicioso, en la búsqueda de monetizar su idea 

 

Cualquier proyecto que se emprenda ha de ser ambicioso. Y quien lo lidere también. Tener claro qué queremos conseguir y cómo lo vamos a lograr, ayudará al emprendedor a ver el camino con mayor claridad.

 

Los emprendedores más exitosos compran y leen libros, revistas, periódicos, sitios Web y publicaciones de su industria, sabiendo que estos recursos mejorarán su entendimiento del negocio. También hacen networking con empresarios exitosos, asisten a seminarios y toman cursos. Hacen esto porque saben que el aprendizaje es continuo y nunca dejan de invertir para crecer y materializar sus ideas.

 

10.- Tiene visión global

 

Un emprendedor ha de tener una visión de negocio especial. Un olfato que le permita anticiparse al mercado para poner en marcha un negocio que realmente satisfaga las necesidades de su público objetivo.

 

Y en esta visión global, rodeada de reuniones, gestiones e ideas, mantener la organización es básico para la administración de un negocio. Establecer una rutina mediante la cual puedas conseguir lo mayor posible durante la jornada laboral, desarrollando sistemas y rutinas para todas tus tareas para que encajen mejor en el puzzle llamado visión global.

 

 Hasta pronto,
Cristina.