Edge Computing: tecnología habilitadora del Coche Conectado y las Smart Cities

Editor_Movistar
832 Visitas

Llevamos meses hablándoos de las enormes posibilidades que nos brindan o nos van a brindar  el 5G, el IoT, el Cloud o la Inteligencia Artificial.

 

Hoy le toca el turno al Edge Computing, una tecnología, que nos permite desplegar servicios, contenido e inteligencia en apenas milisegundos.

 

Para entender qué es, vamos a entrar un poco en contexto. Como sabes,   el número de objetos conectados no para de crecer, cambiando nuestra forma de vida, nuestros procesos de trabajo y cómo interactuamos con la tecnología.

 

El Edge Computing consiste en tener parte de la nube a una menor distancia. Así, un contenido que se vaya a distribuir varias veces estará más cerca de los usuarios potenciales, ganando en rapidez. Este sistema a gran escala optimiza sus recursos al acercar el proveedor Cloud sus recursos a los usuarios.

 

Se estima que para 2025, el número de objetos inteligentes en el mundo podría llegar a 75 billones, lo que nos lleva definitivamente a la era de la hiperconectividad. Habrá muchos más datos que gestionar y que computar.

 

Estos objetos no sólo recogen datos, sino que también producirán y procesarán información directamente con la   baja latencia que proporcionará la red 5G junto con la actual red de fibra, su acercamiento a la nube y la capacidad de computación al filo de la misma que aporta el Edge Computing.

 

 

Todos esos datos se procesarán y se analizarán sin necesidad de que hagan un viaje de ida y vuelta a la nube 

 

Edge Computing permite que los datos se puedan procesar más cerca de donde se generaron, evitando tener que enviarlos a data centers y nubes, ganando así en velocidad de computación, y propiciando unas latencias y niveles de servicio hasta ahora impensables.

 

Mediante capas intermedias de procesamiento seremos capaces de mejorar la experiencia de usuario. Edge Computing no es otra cosa que acercar la capacidad de computación a quien la vaya a usar, mejorando el servicio a través de una capa intermedia transparente para el usuario.

 

De hecho, la capacidad de computación on the edge o al filo disponible ya en el momento presente está cambiando la forma en que se diseñan productos y servicios.

 

Smartcities.jpg

 

 

Por otro lado, las soluciones de movilidad basadas en edge computing, junto con la velocidad del 5G, permitirán mejorar la autonomía y capacidad del procesamiento de datos “in situ”.

 

Por ejemplo, el coche conectado, es capaz de tener Internet en el coche y comunicarse con los elementos de su entorno y de disfrutar de conducción asistida mediante múltiples avisos y datos proporcionados al conductor, posibilitados por el despliegue de redes inteligentes, el Edge Computing y otras tecnologías como la Inteligencia Artificial.

 

Estos coches conectados circularan por mega-urbes superpobladas. Naciones Unidas estima que en 2030 el 60% de la población mundial vivirá en este tipo de ciudades. Estas ciudades verían incrementados sus continuos atascos en las carreteras, la contaminación, la inseguridad o la gestión de residuos, si no es por los proyectos de smart cities,  que vienen a solucionar los problemas de núcleos urbanos superpoblados.

 

Así pues, cada vez será más necesario que muchas ciudades de todo el globo se vayan convirtiendo en ciudades inteligentes, teniendo en cuenta, además que las poblaciones de estas urbes son prácticamente digitales. Sin este cambio muchas mega-urbes  experimentarían serios problemas de sostenibilidad de un futuro no muy lejano.

 

Gracias al edge computing y a la conectividad de última generación,  cualquier dispositivo dotado de un sensor se convierte en un potencial receptor, procesador y emisor de datos, capaz de hacer análisis rápidos y eficientes.

 

Las Smart cities podrán analizar y consolidar grandes volúmenes de información para transformar sus servicios y mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, como almacenar datos de tráfico, consumo de agua o de energías contaminantes por habitante, denuncias,  sucesos ocurridos y un largo etcétera.

 

Y tú, ¿vives en una ciudad inteligente?

 

Hasta Pronto!

Isabel