Informe Sociedad Digital en España 2023 de Fundación Telefónica

Juan_Estebanez
Editor_Telefonica Empresas
1.000 Visitas

El informe Sociedad Digital en España 2023 analiza de nuevo el desarrollo tecnológico y el grado de digitalización en nuestro país. En esta ocasión, además del estado de las nuevas tecnológicas, especialmente las más disruptoras como la inteligencia artificial y fenómenos emergentes como la Web 3.0, el estudio de Fundación Telefónica ahonda en las implicaciones sociales y éticas de estos grandes avances. Por supuesto, el informe también aborda la digitalización de las empresas españolas y todo lo relacionado con el tejido productivo y laboral.

  

Así, el informe destaca cómo la transformación digital sigue avanzando en las empresas españolas. Sin embargo, a pesar de que el uso de redes sociales ya está ampliamente extendido como canales de posicionamiento, son todavía muchas las empresas que carecen de web corporativa.

 

El uso del cloud computing sigue ganando relevancia, pero las ventas online de la empresa española y la utilización de inteligencia artificial están por detrás de la media europea.

 

Estos datos son todavía más bajos en las pymes, que también carecen del talento digital con el que cuentan las grandes empresas.

 

Sociedad digital 2023.png

 

El estado de las pymes españolas

 

En España existe una gran cantidad de pequeñas empresas: el 56% carece de empleados y el 96% cuenta con menos de 10 empleados, lo que indica una atomización del tejido productivo. Para que la economía española se transforme digitalmente, es necesario digitalizar estas pequeñas y medianas empresas (pymes).

 

A través de la innovación, la digitalización y la automatización, las pymes pueden reducir sus costos de producción, aumentar su productividad y adaptar sus modelos de negocio a un entorno global y competitivo. La tecnología también ayuda a reducir los costos de transacción al proporcionar canales más eficientes de información con proveedores, clientes y redes sectoriales. Además, facilita el acceso a recursos financieros, formativos y de contratación de personal.

 

La digitalización brinda a las pymes capacidades que anteriormente solo estaban al alcance de las grandes empresas, ofreciéndoles agilidad, flexibilidad, ahorro de costos y seguridad.

 

La conectividad y la disponibilidad constante de conexión serán fundamentales para las pymes en todos sus procesos internos, especialmente en áreas críticas como la captación y el servicio al cliente. La conectividad es la base para soportar servicios futuros en entornos de nube que requieren un ancho de banda adecuado.

 

La importancia de la digitalización en la pyme

 

Las pymes son frecuentemente atacadas por ciberdelincuentes, y más de la mitad de ellas no logran recuperarse después de sufrir un ciberataque. Se estima que entre el 50% y el 70% de los ataques se dirigen a estas empresas, por lo que es importante que implementen estrategias de seguridad digital tanto en sus oficinas como en sus aplicaciones.

 

Sociedad Digital en España 2023 resalta cómo la adopción del puesto de trabajo digital permite a las pymes desarrollar una nueva cultura de trabajo y aprovechar el valor que ofrecen las herramientas digitales para aumentar la productividad de los empleados. Esto implica compartir información, colaborar, comunicarse y aprender de nuevas formas, además de permitir el trabajo remoto de manera eficiente y en la nube.

 

La digitalización de los procesos implica adaptarse al entorno tecnológico actual y ofrece numerosos beneficios para las empresas de cualquier sector, como la transformación del modelo de negocio, una mayor capacidad operativa y de análisis, procesos más eficientes, productivos y rentables, optimización de costos y tiempo, y una mayor satisfacción y oportunidad de venta para los clientes.

 

La automatización de los procesos empresariales implica el uso de la tecnología para ejecutar tareas o procesos recurrentes, lo que ayuda a minimizar costos, aumentar la eficiencia y agilizar procesos complejos.

 

Sin embargo, las pymes enfrentan diversos obstáculos en su proceso de modernización tecnológica y tienden a quedarse rezagadas en comparación con las empresas más grandes.

 

Estos obstáculos incluyen la falta de infraestructura, financiamiento, habilidades y cultura digital. La falta de una cultura digital, especialmente a nivel directivo, y la escasez de habilidades para gestionar la transformación digital son barreras comunes. Además, las pymes invierten menos en formación tecnológica en comparación con las grandes empresas, lo que amplía la brecha entre ambas. Para abordar estos desafíos, las pymes deben llevar a cabo procesos de reskilling y upskilling, así como desarrollar una alfabetización digital que les permita comprender las diferentes tecnologías y su potencial para su modelo de negocio.

 

Preparación para el futuro de la pyme

 

El Foro Económico Mundial ha definido como "preparación para el futuro" el conjunto de capacidades y orientaciones que permitirán a las pymes responder con éxito a los cambios bruscos y aprovechar las oportunidades que surgen de la constante disrupción en un entorno incierto y volátil. Este enfoque estratégico se basa en tres pilares: orientación, flexibilidad del modelo de negocio y redes.

 

La orientación se refiere a la cultura y el estilo de la organización en la toma de decisiones, y se relaciona con temas como la proactividad comercial, la agresividad corporativa y la capacidad de análisis predictivo de mercados basado en big data e inteligencia artificial. También implica fomentar la autonomía de los empleados, una actitud directiva orientada a asumir riesgos y promover un clima corporativo abierto a la innovación y nuevas ideas.

 

La flexibilidad del modelo de negocio implica la capacidad de redirigir la estrategia en función de la información recopilada, así como reconfigurar los recursos y las cadenas de suministro para adaptarse rápidamente a las variaciones de la demanda. Además, es importante que las pymes tengan acceso a redes que les proporcionen recursos e información valiosa.

 

Sin embargo, se menciona que las pymes españolas, especialmente las microempresas con menos de 10 empleados que representan el 96% del tejido empresarial, aún están lejos de poder enfrentar de manera adecuada el entorno digital del futuro y muestran un retraso relativo en comparación con otros sectores.

 

En resumen, el informe de Fundación Telefónica destaca que la "preparación para el futuro" implica que las pymes desarrollen capacidades y orientaciones estratégicas para adaptarse a los cambios y aprovechar las oportunidades en un entorno digital incierto. Esto incluye tener una orientación adecuada, flexibilidad en el modelo de negocio y acceso a redes de recursos e información. Sin embargo, se destaca que las pymes españolas, en particular las microempresas, aún tienen un camino por recorrer en su transformación digital.

 

Pyme-Preparación-para-el-futuro.jpg

 

Retraso en la adopción de tecnología en las pymes

 

Las microempresas en España tienen deficiencias significativas en términos de adopción de tecnología y transformación digital. Según la Encuesta del Instituto Nacional de Estadística sobre el uso de TIC y el comercio electrónico en las empresas, el 86% de las empresas con menos de 10 empleados tenían ordenadores en 2022, pero solo el 82% tenían conexión a Internet, en comparación con casi el 100% de las empresas más grandes. Además, solo el 31,8% de las microempresas tienen una página web corporativa, en comparación con el 78% de las empresas con más de 10 empleados.

 

El uso de medios sociales también es bajo en las microempresas, con solo el 36% utilizándolos para fines comerciales, en comparación con las empresas más grandes. El comercio electrónico también es limitado, con solo el 13% de las microempresas realizando ventas por Internet, en comparación con casi un tercio de las empresas más grandes.

 

En cuanto a tecnologías avanzadas, las microempresas tienen un bajo porcentaje de adopción, con menos del 5% utilizando inteligencia artificial, menos del 4% realizando análisis de macrodatos y menos del 2% utilizando robots.

 

La ciberseguridad es otro aspecto preocupante, ya que poco más de la mitad de las microempresas tienen medidas de seguridad, en comparación con el casi 90% de las empresas más grandes.

 

En esencia, las microempresas en España están rezagadas en términos de adopción de tecnología y transformación digital. Existen deficiencias en áreas como la disponibilidad de ordenadores, conexión a Internet, páginas web corporativas, uso de medios sociales, comercio electrónico, adopción de tecnologías avanzadas y medidas de ciberseguridad. Es necesario que estas empresas comprendan las ventajas de la transformación digital y realicen cambios en su cultura empresarial y en su modelo de negocio para adaptarse al entorno digital del siglo XXI.

 

Programa Acelera Pyme

 

El Programa Acelera Pyme, impulsado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital a través de Red.es, tiene como objetivo fomentar la transformación digital de las pymes en España. Este programa forma parte del Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025, que cuenta con un presupuesto de más de 4.000 millones de euros. El Programa Acelera Pyme se enmarca dentro de la línea de financiación Kit Digital, que subvenciona la implementación de soluciones tecnológicas en el mercado para impulsar la madurez digital de las empresas más pequeñas.

 

Durante el año 2022, se llevaron a cabo tres convocatorias del programa Kit Digital. La primera estuvo dirigida a pymes con entre 10 y 49 empleados, la segunda a microempresas con 3 a 9 empleados, y la tercera a negocios con menos de 3 empleados. Cada convocatoria contó con una dotación inicial de 500 millones de euros, ampliables en las últimas dos convocatorias, y aún quedan 3.000 millones de euros de presupuesto para futuras convocatorias.

 

Hasta finales de 2022, Red.es recibió 250,000 solicitudes en las tres convocatorias, de las cuales 85.000 empresas ya han recibido ayuda. Según una encuesta realizada por Cosmomedia a más de 500 empresas beneficiarias, se encontró que el 60% de las pymes consultadas considera prioritaria la creación de una página web corporativa. Además, el 54% de las empresas muestra interés en la gestión del posicionamiento en redes sociales, mientras que cerca de un tercio prioriza contar con un sistema de gestión de clientes y proveedores.

 

Así, el Programa Acelera Pyme busca impulsar la transformación digital de las pymes en España a través del financiamiento de soluciones tecnológicas. La creación de una página web corporativa, la gestión de las redes sociales y la implementación de un sistema de gestión de clientes y proveedores son las prioridades identificadas por las empresas beneficiarias del programa.

 

 

El tejido productivo español

 

El informe Sociedad Digital en España 2023 también muestra cómo es el estado de salud de las empresas españolas en general. El Índice de la Economía y la Sociedad Digitales 2022 (DESI) elaborado por la Comisión Europea, destaca la mejora significativa en la digitalización de las empresas españolas. En comparación con la edición anterior, España ha escalado del puesto 16 al puesto 11 en la clasificación de los Estados miembros, superando a países como Estonia, Lituania, Croacia, Luxemburgo y la República Checa.

 

Se han logrado avances notables en indicadores relacionados con el uso del intercambio electrónico de información, que ha aumentado en un 6% desde 2019 y se acerca a la mitad de las empresas, así como en el uso de redes sociales con fines comerciales, que ha aumentado del 29% al 39%. En el capítulo de integración de tecnología digital, España se sitúa por encima de la media europea, especialmente en empresas de mayor tamaño.

 

Sin embargo, la pandemia ha tenido un impacto negativo en la inversión en tecnología digital por parte de las empresas españolas. Entre 2020 y 2021, el gasto en tecnologías de la información y la comunicación (TIC) cayó un 16.5%, a pesar de haber experimentado un crecimiento entre 2019 y 2020.

 

La contracción más significativa se produjo en las pymes, un sector, como apuntábamos antes, rezagado en la adopción tecnológica. Así, las empresas con entre 50 y 249 empleados, se produjo una disminución de más del 30%. Aunque los datos más recientes no incluyen el año 2022, se espera que la inversión en tecnología siga disminuyendo debido a los problemas derivados de las crisis de suministro de materias primas y energía, así como la situación económica global empeorada por el conflicto en Ucrania.

 

Por otro lado, el uso de sistemas informáticos es una práctica generalizada en las empresas españolas desde hace tiempo. Según la Encuesta sobre el uso de TIC y del comercio electrónico en las empresas realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), más del 99% de las empresas con más de 10 empleados disponen de ordenadores. Aunque estos datos no han experimentado un cambio significativo en la última década, sí ha aumentado el porcentaje de empleados que utilizan medios informáticos, que pasó del 56% en 2012 al 66% en 2022.

 

La conexión a internet también está ampliamente extendida en el tejido empresarial español. En 2012, el 97,5% de las empresas disponían de conexión a internet, y esta cifra ha aumentado al 98,34% en la actualidad. Además, se ha observado un cambio significativo en la conexión de banda ancha fija, pasando del 18% en 2012 al casi 80% en la actualidad, gracias a la adopción de la fibra óptica. Esta mejora en la infraestructura ha permitido a las empresas acceder a tecnologías de vanguardia como el internet de las cosas, la inteligencia artificial y el blockchain.

 

Un dato de particular relevancia es el referente a las páginas web corporativas. En una economía digital, se espera que todas las empresas tengan una presencia en línea; sin embargo, aún existe una proporción considerable de empresas españolas que carecen de un sitio web. Según la encuesta del INE correspondiente al primer trimestre de 2022, solo el 78,4% de las empresas con conexión a internet poseen una página web, lo que representa un crecimiento mínimo en comparación con el 71% registrado en 2012.

 

 

Por otro lado, se ha observado un progreso significativo en el uso de medios sociales con fines corporativos. Según la encuesta realizada por el INE en 2012, solo el 17,4% de las empresas utilizaban redes sociales para actividades laborales, mientras que en 2022 esta proporción ha aumentado al 67,2%.

 

Cabe destacar que la cifra proporcionada por la Comisión Europea a través del informe DESI es notablemente más baja debido a una metodología de medición más restrictiva. En general, las redes sociales como Facebook o LinkedIn son los medios más utilizados, presentes en casi el 90% de las organizaciones, seguidas por las plataformas para compartir contenido multimedia, como YouTube o Instagram, utilizadas por el 58%. El uso de blogs corporativos tiene una incidencia menor, ya que solo el 44% de las empresas con presencia en medios sociales los utilizan.