Nearshoring: ¿qué ventajas ofrece a mi pyme?

Juan_Estebanez
Editor_Telefonica Empresas
448 Visitas

La revolución del comercio global ha transformado los procesos productivos de muchas empresas, especialmente en el campo de la logística. Además, la pandemia del Covid-19 destapó fallos en la cadena de suministros, lo que obliga a las empresas a replantearse sus estrategias de transporte y abastecimiento. Dentro de los procesos de externalización, el nearshoring es una estrategia que puede resultar de mucha utilidad a las pymes. 

 

En un mundo globalizado como el actual, las empresas tienen que buscar continuamente ventajas competitivas para destacar. Las nuevas tecnologías y la transformación digital contribuyen a la disminución de costes en todos los ámbitos, también en el del transporte y la logística.  

 

Una forma de ahorrar costes para las empresas es trasladar la gestión o parte de su producción a otros países. Es una forma de externalización que, con frecuencia, se hacía hacia latitudes lejanas. Sin embargo, actualmente está de moda externalizar la actividad a zonas mucho más cercanas, de una forma que se conoce como nearshoring. 

 

 

Nearshoring.jpg

 

¿Qué es el nearshoring? 

 

El nearshoring es una estrategia de externalización de servicios o procesos comerciales a empresas ubicadas en países cercanos o en la misma región geográfica. En otra ocasión hemos hablado de otro tipo de externalización, el outsourcing, que supone subcontratar algunas tareas a una empresa externa. Hay otro concepto similar, que es el offshoring, y que puede causar confusión. El offshoring supondría contratar parte de la actividad productiva a empresas externas, como en el outsourcing, pero ubicadas en otros países. 

 

Algunos autores definen el offshoring como una deslocalización, pero no como una externalización. Es decir, sería una estrategia que implicaría un traslado por parte de la empresa de sus procesos productivos a otro país, pero no la subcontratación a terceros.  

 

Pero entonces ¿qué supone el nearshoring. ¿Y qué diferencia el nearshoring del offshorring? El offshoring -entendido como subcontratación- implica la externalización a países lejanos o de distintos continentes, mientras que el nearshoring busca aprovechar la proximidad geográfica y cultural para establecer colaboraciones más cercanas y beneficiosas.  

 

El nearshoring sería un modelo similar al offshoring, pero con subcontratación de procesos en compañías de países cercanos, a menos de cuatro horas de vuelo. En esta cercanía reside la mayor de sus ventajas. 

 

El nearshoring se ha vuelto popular en sectores como el desarrollo de software, servicios de atención al cliente, gestión de TI, procesamiento de datos, diseño gráfico y otros servicios profesionales. Los países que ofrecen servicios de nearshoring suelen compartir fronteras o estar ubicados en regiones cercanas, lo que facilita la comunicación, el desplazamiento y la colaboración en tiempo real. 

 

Beneficios del nearshoring 

 

En términos generales, la principal intención de una empresa cuando realiza actividades de outsourcing es poder centrarse en su actividad principal. El offshoring y el nearshoring buscan sobre todo ahorro de costes, aunque también la flexibilidad y la satisfacción de necesidades concretas. Las principales ventajas que aporta el nearshoring son: 

 

  • Proximidad geográfica y cultural: al externalizar actividades en países cercanos, las pymes pueden colaborar con proveedores o socios comerciales que se encuentran en próximos geográficamente, lo que facilita la comunicación, las visitas presenciales y la comprensión cultural. La proximidad geográfica también reduce los posibles problemas de husos horarios y las barreras lingüísticas. Compartir similitudes culturales puede facilitar la colaboración, la comunicación y la comprensión mutua, lo que a su vez puede mejorar la eficiencia y reducir los malentendidos. 
  • Reducción de costes: el citado ahorro de costes reside, sobre todo, en la búsqueda de países con costes laborales más bajos en comparación con el país de origen de la pyme. Al externalizar ciertas funciones o procesos a un país con una mano de obra calificada y más barata, las pymes pueden reducir los gastos operativos y aumentar su rentabilidad. 
  • Mayor flexibilidad y agilidad: el nearshoring permite una mayor flexibilidad en términos de tiempo de respuesta y capacidad de adaptación gracias a la menor distancia entre países. Las pymes pueden aprovechar las ventajas de la proximidad para ajustar rápidamente las estrategias, responder a cambios en el mercado y cumplir con los plazos de entrega más ajustados. 
  • Mejora de la calidad y especialización: la externalización supone delegar tareas en empresas de otros países a las que se les supone mayor experiencia o especialización en determinadas áreas. Esto permitiría a las pymes mejorar la calidad de sus productos o servicios. La posibilidad de acceder a conocimientos especializados y recursos técnicos puede ayudar a las pymes a elevar su nivel de competitividad. 
  • Menores barreras regulatorias: Dependiendo de los acuerdos comerciales o de integración regional existentes, el nearshoring puede implicar una reducción de las barreras regulatorias y arancelarias. Esto puede facilitar el comercio y agilizar los procesos aduaneros, lo que beneficia a las pymes al reducir los costos y los obstáculos burocráticos. 

 

Estas ventajas hacen que el nearshoring se haya convertido actualmente en una opción atractiva para las empresas que buscan aprovechar las ventajas de la externalización, al tiempo que mantienen una mayor proximidad y colaboración con sus proveedores. 

 

No obstante, hay que precisar que el nearshoring no está exento de algunos riesgos. Pese a que la menor distancia física respecto a la estrategia del offshoring, no deja de haber una cierta lejanía que puede dificultar la colaboración entre los equipos. Lo mismo puede suceder con la barrera cultural.  

 

Además, un buen desempeño del nearshoring puede depender de la estabilidad política y económica del país donde se externalice la actividad. Escoger un lugar en función de su cercanía es importante, pero aún más que sea un país seguro y confiable.