Claves para que el trabajo híbrido tenga éxito en tu empresa

Juan_Estebanez
Editor_Movistar
543 Visitas

La irrupción de la pandemia de Covid-19 alteró nuestras prioridades, reordenó nuestras preocupaciones y también alumbró una nueva forma de trabajar. Tras la generalización del teletrabajo, se impuso un nuevo paradigma laboral: el trabajo híbrido. El trabajo presencial a tiempo completo parece muerto. ¿Cómo hacer que el trabajo híbrido funcione en tu empresa?

 

Claves-trabajo-híbrido.jpg

 

El trabajo híbrido ya es una realidad

 

Con casi dos años bajo esta modalidad, ya pueden sacarse lecciones de la experiencia. ¿Cómo han vivido los empleados el teletrabajo? ¿Cómo han cambiado sus prioridades? El Índice de Tendencias Laborales de Microsoft te ayuda a analizar las expectativas que tienen los trabajadores de tu empresa.

 

Precisamente uno de los riesgos que afrontan los dirigentes de las compañías es el desacople entre las expectativas de los empleados y los planes de las empresas. El trabajo híbrido ha crecido hasta el 38% y se espera que las personas consideren evolucionar desde el trabajo presencial al híbrido en un 53%. Unas cifras que chocan con las intenciones de la mitad de los directivos, que señalan que su empresa requiere imponer el trabajo presencial a tiempo completo en los siguientes meses.

 

Los empleados valoran cada vez más las ventajas del trabajo híbrido, algo especialmente cierto entre la Generación Z y los Millennials. El 57% de los españoles – el 53% en todo el mundo – da más importancia a la flexibilidad y la conciliación tras la experiencia de la pandemia a la hora de buscar trabajo, según el informe de Microsoft. Además, el 86% de los trabajadores españoles afirman ser igual o más productivos trabajando en formato híbrido.

 

¿Qué conclusiones revela el informe de Microsoft sobre las nuevas formas flexibles de trabajo? Hay una serie de enseñanzas a tener en cuenta a la hora de relacionarnos y gestionar el capital humano en nuestra organización. 

 

Tendencias del trabajo híbrido

 

Los empleados tienen nuevas prioridades

 

Las prioridades de los empleados han cambiada de manera drástica en estos dos últimos años. Casi la mitad de los encuestados anteponen la vida familiar sobre el trabajo con más fuerza que antes de la pandemia. Familia, salud, bienestar… son las nuevas referencias por encima de la vida laboral.

 

Así, en 2021 el 18% de las personas dejó sus trabajos y las causas están relacionadas con la salud y la conciliación. Según el informe, estas fueron las cinco razones principales:

  • Bienestar personal o salud mental (24%)
  • Equilibrio entre vida laboral y personal (24%)
  • Riesgo de contraer Covid-19 (21%)
  • Falta de confianza en la dirección (21%)
  • Falta de horarios de trabajo flexibles (21%)

 

Los movimientos pueden continuar este año. Más de la mitad de los empleados que trabajan de forma híbrida consideran cambiar completamente a remoto. El 43% de los empleados consideran cambiar de trabajo el próximo año, especialmente los miembros dela Generación Z y Millennials.

 

El principal reto para los dirigentes será cumplir con estas nuevas expectativas de los empleados. La experiencia de los últimos dos años ha cambiado a los trabajadores y los tiempos antiguos no volverán. Se debe adoptar una cultura empresarial con foco en la flexibilidad y en el bienestar de los empleados. Además, esta flexilibidad debe entenderse como una ventaja competitiva que ayude a la empresa a generar crecimiento a largo plazo.

 

Los directivos, atrapados por las expectativas de los empleados

 

Como señalábamos antes, la mitad de los líderes señala que su empresa ya requiere la presencia de los trabajadores en la oficina a tiempo completo, un porcentaje aún mayor en las industrias de fabricación (55%), comercio minorista (54%) y bienes de consumo (53%).

Sin embargo, las expectativas de los empleados discurren por otro cauce. La mayoría de los empleados prefiere el teletrabajo o el trabajo híbrido. No parece fácil deshacer la tensión: mientras que el 80% de los empleados declara sentirse igual o más productivos de forma remota, el 54% de los líderes empresariales temen que la productividad se ve afectada con el nuevo modelo.

 

Es normal que el empresario vea el regreso a la oficina como la solución para recuperar los resultados empresariales y el crecimiento económico anteriores a la pandemia. Pero la situación ha cambiado, el mercado laboral es distinto y se impone la necesidad de equilibrar las expectativas de los empleados con los resultados comerciales.

 

Los responsables de los equipos de trabajo deben empoderarse y contar con la capacitación para gestionar la transición hacia este nuevo modelo laboral, atendiendo a las necesidades individuales de sus empleados. El empresario es el responsable de empoderar a los gerentes para realizar los cambios necesarios.

 

Los líderes deben “diseñar” una oficina atractiva

 

Las empresas están progresando en inversiones en tecnología, pero queda mucho por hacer en cultura empresarial. Pocas empresas han creado nuevas normas de equipo para justificar el tiempo presencial compartido.

 

Hay que hacer que la oficina funcione para todos los empleados. Se pueden establecer un día a la semana para reunir a todo el equipo o realizar reuniones externas cada tres o cuatro meses que junte también a empleados remotos. Es necesaria una guía clara a los empleados para ir viendo qué funciona mejor.

 

También es extensible a las reuniones híbridas. Para ello de Teams de Microsoft es una herramienta útil, que permite una experiencia de equipo compartida.

 

Los líderes deben definir el por qué, cuándo y cómo de la oficina. Esto implica aclarar el propósito de la colaboración entre empleados, llegar a acuerdos de equipo sobre cómo reunirse en persona y, en general, establecer el rol de la oficina para aprovechar todas las ventajas del trabajo híbrido.

 

Es imprescindible la desconexión digital

 

Las reuniones, los chats, la duración de la jornada laboral y el trabajo fuera de horario han aumentado en estos dos últimos años. A pesar de la mayor flexibilidad del trabajo, la sobrecarga digital sigue siendo un riesgo.

 

Hay datos positivos: los empleados están remodelando la jornada laboral más a su gusto. Están tomando conciencia de no acumular reuniones y tomar descansos. Los datos muestran un cambio en los hábitos de reuniones. En concreto, las reuniones empiezan más tarde los lunes y terminan más temprano los viernes.

 

Las reuniones son más cortas y más productivas, También ha crecido el uso de grabaciones de reuniones que permiten a los trabajadores ponerse al día sin necesidad de presencialidad.

Los equipos deben establecer nuevas normas del trabajo flexible que reduzca el tiempo dedicado a las reuniones para establecer prácticas de trabajo híbridas más sostenibles y eficaces.

 

Recomponer las relaciones sociales

 

No cabe duda de que las relaciones saludables en el entorno laboral son muy beneficiosas. La pandemia alteró estas relaciones y los equipos de trabajo se volvieron más aislados. La progresiva digitalización del mundo laboral hace que no se puede depender exclusivamente de la oficina para recomponer las relaciones sociales. Para el 43% de los líderes, la creación de relaciones es el mayor desafío del trabajo híbrido y remoto, pero es una tarea imprescindible. Y también es crucial fortalecer las redes fuera del equipo más cercano.

 

Los empleados híbridos han tenido éxito en mantener sus relaciones laborales, según muestra el estudio de Microsoft. El 58% señala tener una relación próspera con su equipo directo. Sin embargo, entre los trabajadores remotos, este porcentaje cae al 50%.

 

Los jefes deben recomponer los lazos sociales de los miembros de su equipo sin utilizar el regreso a la oficina como única solución. Se debe priorizar el tiempo para desarrollar las relaciones, con mayor apoyo a los empleados remotos y a los recién incorporados.